La dieta alta en proteínas y baja en hidratos de carbono, se asocia con un aumento de la mortalidad en mujeres


Pregunta Clínica:
¿Es beneficiosa para la salud de las mujeres la dieta alta en proteínas y baja en hidratos de carbono?

Idea Central:
Existe una asociación entre el riesgo de mortalidad en mujeres y la dieta baja en hidratos de carbono, alta en proteínas o ambas. La fuerza de esta asociación se refuerza por la respuesta en relación a la gradiente de la dosis en estas observaciones, así como el efecto sumatorio de los hidratos de carbono bajos con la proteína alta. (LOE = 2b)

Referencia:
Lagiou P, Sandin S, Weiderpass E, et al. Low carbohydrate-high protein diet and mortality in a cohort of Swedish women. Journal of Internal Medicine 2007;261:366-374.

Diseño Del Estudio:
Cohorte (prospectivo)

Financiamiento:
Gubernamental

Contexto:
Poblacional

Resumen:
La cohorte del estudio sueco sobre Estilo de Vida y Salud de la Mujer incluye a más de 42.000 mujeres entre 30 y 49 años al ingreso (1991-1992) y es seguida por los registros nacionales. La información registrada al inicio incluye una historia médica, antropometría y estado de salud autoreportado; e información detallada en relación al estilo de vida, incluyendo dieta y actividad física. Este estudio evaluó la mortalidad desde el ingreso hasta el final del 2003. La información de la dieta auto reportaba la ingesta de carbohidratos y proteínas desde consumo alto a bajo, que luego clasificaba en deciles. La mortalidad siguió los patrones esperados en relación a la edad, el fumar, uso excesivo de alcohol, índice de masa corporal, actividad física y educación. Se desarrolló un modelo de regresión para controlar esos factores. El porcentaje de ingesta energética fue desde el 32% al 72% de hidratos de carbono y el 10% al 23% de proteínas. La mortalidad total aumentó en 6% con cada decil bajo el promedio de ingesta de hidratos de carbono, en 2% con cada decil sobre el promedio de ingesta de proteínas, y se sumaban los dos factores para las mujeres que ingresaron al estudio entre los 40 y 49 años. La información no se presentó de manera de poder determinar el aumento absoluto del riesgo de mortalidad.

Copyright © 2007 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved.