Adolescentes y adultos jóvenes con hematuria microscópica tendrìan mayor riesgo de enfermedad renal terminal
 
Pregunta clínica:
¿Es la hematuria microscópica asintomática aislada un factor de riesgo para la enfermedad renal en etapa terminal?

Conclusión:
Adolescentes y adultos jóvenes asintomáticos hematuria microscópica aislada persistente (HMIAP) tienen un riesgo significativamente mayor de enfermedad renal en etapa terminal (ERT) comparado con individuos similares sin la condición. La enfermedad glomerular primaria fue significativamente más frecuente entre las personas con la enfermedad. (Nivel de evidencia 1b =)

Referencia:
Vivante A, Afek A, Frenkel-Nir Y, et al. Persistent asymptomatic isolated microscopic hematuria in Israeli adolescents and young adults and risk for end-stage renal disease. JAMA 2011;306(7):729-736.


Diseño del estudio:
Cohortes (retrospectivo)

Financiamiento:
Desconocido / no reportado

Escenario:
Poblacional

Resumen:
Estos investigadores analizaron los datos obtenidos de los exàmenes médicos de adolescentes y los adultos jóvenes israelíes, elegibles, de 16 años a 25 años, sometidos a chequeos de salud obligatorio para el servicio militar. Como parte de esta evaluación, se les realizó un test de tira reactiva para orina, seguido de un sedimento urinario si la tira reactiva resultaba positiva. Hematuria microscópica asintomática persistente fue definida como cinco o más glóbulos rojos por campo de alto poder obtenida en 3 ocasiones distintas en diferentes días, niveles normales de creatinina plasmática, estudio de imágenes renales normales y la confirmación del diagnóstico por un nefrólogo certificado. Información sobre el diagnostico de enfermedad renal terminal se obtuvo de una base de datos nacional independiente. Entre 1975 y 1997, 1.203.626 hombres y mujeres adolescentes y adultos jóvenes fueron sometidos a una evaluación médica y 3690 (0,3%) fueron diagnosticados con HMIA persistente. La condición es dos veces más frecuente entre los varones que en mujeres. La edad promedio al momento del reclutamiento fue de 17,6 años y la duración media del seguimiento fue de 20,7 años.

En total, 565 personas desarrollaron enfermedad renal terminal. Los participantes con HMIA que desarrollaron enfermedad renal terminal tenían en promedio un IMC más bajo que aquellos que no desarrollaron ERT (20,6 vs 22,9). Las personas con HMIA que desarrollaron enfermedad renal terminal también fueron significativamente menores al momento del diagnóstico en comparación con aquellos que no tienen (edad media = 34,7 vs 38,6 años). Las tasas de incidencia global de enfermedad renal terminal tratada fueron de: 34,0 por cada 100.000 personas-años entre los participantes con HMIA persistente y 2,05 por 100.000 años-persona entre los que no presentaban esta condición. La enfermedad glomerular fue significativamente más frecuente como causa específica de enfermedad renal terminal entre los participantes con AIMH.

Revisado por:
David Slawson, MD
Vicepresidente del Departamento de Medicina Familiar
Universidad de Virginia
Charlottesville, VA

Copyright © 2011 por Wiley Suscripción Services, Inc. Todos los derechos reservados.

 

.