Examen de Campo Visual por Confrontación no es Preciso.

Pregunta Clínica:

¿Cuán Confiable es la Evaluación Clínica del Campo Visual?


Línea de Base:


Cuando es realizado por médicos neurólogos y oftalmólogos, la evaluación clínica del campo visual no es tan efectiva comparada por la perimetría automatizada (LOE=2b)


Referencia:


Kerr NM, Chew SS, Eady EK, Gamble GD, Danesh-Meyer HV. Diagnostic accuracy of confrontation visual field tests. Neurology 2010;74(15):1184-1190.


Diseño del Estudio:


Cohorte transversal


Financiamiento:


Desconocido/No especificado


Escenario:


Ambulatorio (de la especialidad)


Sinopsis:

Los investigadores evaluaron 172 pacientes consecutivos de clínicas neuro-oftalmológicas. Cada paciente fue sometido a evaluación de campo visual por perimetría automatizada (el gran aparato de mesa con luces que parpadean) y mediante el método por confrontación (con varias técnicas que lo componen). Dos médicos especializados en neuro-oftalmología realizaron en forma independiente 7 tipos de pruebas por confrontación en cada paciente, sin conocer previamente los resultados del gold standard (perimetría automatizada). La concordancia interobservador para el método clínico (confrontación) fue de entre 0.6 a 0.8 (satisfactoria a buena).
Como era de esperar, ninguno de los tipos de examen por confrontación tuvo buenos resultados por sí solo. La sensibilidad general (usando los 7 tipos) fue de entre 25% y 77% y la especificidad de entre 27% al 100% (LR- = 0.28 a 0.87) (LR+ = 1 a > 20). En otras palabras ninguno de los tipos de examen clínico fue lo suficientemente confiable para descartar un déficit en el campo visual, pero si uno de ellos resulta alterado (contar dedos, distorsión de caras, dedos moviéndose) usualmente si hay una alteración real de campo visual.

La combinación de métodos clínicos que mejor rendimiento tuvo fue el de los “dedos moviéndose” con el del “pin rojo de 5 mm” (78% sensibilidad y 90% especificidad; LR+ = 8, LR- = 0.2). El método de los dedos moviéndose (“finger wiggle test”) se realiza utilizando el dedo índice de ambas manos en posiciones periféricas y moviéndolos en forma aleatoria. Se le solicita al paciente que indique qué dedo fue el que se movió. Para el test del pin rojo, se utiliza un alfiler con una bolilla roja de 5mm y se le acerca desde la periferia del campo visual al paciente, quien debe indicar el momento en que ve que la bolilla es de color rojo. Los autores no reportaron cómo se comportaba este método en pacientes con ceguera de colores rojo-verde.

Copyright © 2010 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved

.