Beber alcohol en pequeña cantidad durante el embarazo no produce alteraciones cognitivas o de conducta a los 3 años.


Pregunta Clínica:


¿El beber alcohol en pequeña cantidad durante el embarazo aumenta el riesgo de problemas cognitivos o de conducta en niños pequeños?


Línea de Base:


Este gran estudio de cohorte prospectivo  apoya la practica británica actual de fomentar la abstinencia o el beber pequeñas cantidades de alcohol durante el embarazo. No hay evidencia que el beber alcohol en pequeña cantidad (1-2 tragos por semana) produzca daño.  El estudio incorporó solo niños de   3 años, por lo que es posible que puedan aparecer problemas más adelante.  Sin embargo el sesgo de “recuerdo” (también llamado “mentirle al profesor” ) podría poner en riesgo la validez, aunque éste es de menor importancia en Gran Bretaña, donde tomar un poco de alcohol durante el embarazo es una práctica frecuente.  (LOE = 2b)

Referencia:


Kelly Y, Sacker A, Gray R, Kelly J, Wolke D, Quigley MA. Light drinking in pregnancy, a risk for behavioural problems and cognitive deficits at 3 years of age? Int J Epidemiol 2009;38(1):129-140.


Diseño del Estudio:


Cohorte (prospectivo)


Financiamiento:


Estatal


Escenario:

Poblacional


 Resumen
:

En Inglaterra, la guías clínicas nacionales recomiendan no consumir alcohol en gran cantidad, pero no recomiendan la abstinencia total de alcohol durante el embarazo. Por lo que muchas embarazadas  beben alcohol en forma ocasional. En este estudio, que es parte del  Millenium Cohort Study, los investigadores visitaron  18,553 dueñas de casa que tenían niños de 9 meses de edad.  Se les pidió a las madres  describieran en detalle  su consumo de alcohol durante el embarazo y fueron clasificadas en 4 grupos: nada de consumo, consumo ligero (no más de 1-2 unidades de  alcohol a la semana o por ocasión),  consumo moderado (no más de 3-6 unidades por semana o 3-5 unidades  por  ocasión), y consumo abundante  (7 o más unidades por semana o  6 o más  unidades por ocasión). Los investigadores volvieron cuando los niños tenían 3 años de edad y realizaron una detallada evaluación cognitiva y de conducta. La muestra fue  tomada al azar de la población, pero fue diseñada para incluir hogares de todos los estratos sociales. Para evitar que la etnia o los embarazos múltiples fueran un factor confundente, sólo analizaron en este reportea  niños blancos, de embarazo único. La muestra inicial fue de  12,495 dueñas de casa, pero debido a la pérdida de datos en la última evaluación, la muestra final fue de 9460 niños. Ellos applicron una regression logistica multivariada, para ajustar por factores  maternos,  socioeconomicos, sicosociales y perinatales. Aunque un 63% de las mujeres fue abstinente durante el embarazo, un 29% bebió de manera ligera, un  6%  moderado y un 2% tuvo consumo abundante o compulsivo. Las habilidades cognitivas fueron medidas a través de la  British Ability Scale y el  Bracken School Readiness Assessment. Los niños de madres con consumo ligero obtuvieron puntajes similares e incluso mejores que aquellos de madres abstinentes, pero los hijos de madres con consumo abundante presentaron peores puntajes. De manera similar, se obtuvo una curva  J para problemas conductuales, en la cual, los que reportaron menos dificultades fueron los niños de madres con consumo ligero, luego los hijos de madres abstinentes y las que más reportaron problemas, fueron los hijos de madres con consumo moderado o abundante.


Copyright © 2010 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved.

 

.