La N-acetil cisteína (Mucomyst) es efectiva en la  tricotilomanía

Pregunta clínica:

¿Es efectiva la N-acetil cisteína en el tratamiento de la tricotilomanía?

Idea central:

La N-acetil cisteína (Mucomyst) es efectiva en reducir los síntomas de tricotilomanía, pero no mejora significativamente el funcionamiento psicosocial en general. La mejoría clínica inicial ocurrió solo después de 9 semanas de tratamiento. (LOE = 1b)

Referencia:

Grant JE, Odlaug BL, Kim SW. N-acetylcysteine, a glutamate modulator, in the treatment of trichotillomania. A double-blind, placebo-controlled study. Arch Gen Psychiatry 2009;66(7):756-763.

Diseño del estudio:

Ensayo randomizado controlado (doble –ciego)

Financiamiento:

Desconocido/no explícito

Contexto:

Ambulatorio (especialidad)

Distribución:

Oculta

Resumen:

La tricotilomanía consiste en torcer y arrancarse el pelo, dejando zonas de alopecia evidentes. La N-acetil cisteína puede recuperar el equilibrio natural de los niveles de glutamato cerebral y reduce el comportamiento compulsivo. Estos investigadores identificaron a 50 adultos, entre 18 y 59 años, que cumplían los criterios de diagnóstico de tricotilomanía. Los participante elegibles recibieron de forma aleatoria, con distribución oculta, N-acetil cisteína, 1200 mg al día, o placebo semejante. Después de 6 semanas, se duplicó la dosis para aquellos que no mostraban mejoría clínica. El principal instrumento de evaluación fue una escala previamente validada de 7 ítems que cuantificaban el impulso a arrancar el pelo, cuanto lo hace, el control percibido sobre el impulso, la angustia relacionada con el arrancarse el pelo (0 - 4 para cada ítem, con un total de 0 - 28, con mayores puntajes para síntomas más severos). Los pacientes, ciegos al grupo de tratamiento asignado, auto reportaron los “outcomes”. El 88% de los participantes completaron las 12 semanas de seguimiento. Usando análisis por intención de tratar, el 50%  o más de reducción del puntaje de severidad, comparado con el puntaje inicial, ocurrió significativamente más en los pacientes que recibieron el tratamiento comparados con placebo (44% vs. 0%; número necesario para tratar = 2; 95% CI, 1.5-5). Sin embargo, la mejoría clínica recién se notó después de las 9 semanas de tratamiento. Un instrumento de evaluación secundario, para funcionamiento psicosocial en general y calidad de vida, no encontró diferencias significativas entre los grupos. No ocurrieron eventos adversos significativos en ninguno de los grupos.


Copyright © 2009 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved.

.