El comer durante el trabajo de parto no afecta los “outcomes”

Pregunta clínica:

El recibir una comida liviana: ¿afecta la duración del trabajo de parto, la incidencia de vómitos, la tasa de cesárea o los “outcomes” neonatales?

Idea central:

Las mujeres pueden recibir pequeñas porciones de comida durante el trabajo de parto, dado que no mejora o empeora los “outcomes” de la madre o del niño. La tasa de parto vaginal es la misma, así como la tasa de vómitos. No ocurrió aspiración durante anestesia general en ninguna de las 2426 mujeres en este estudio. (LOE = 1b)

Referencia:

O'Sullivan G, Liu B, Hart D, Seed P, Shennan A. Effect of food intake during labour on obstetric outcome: randomised controlled trial. BMJ 2009;338:b784.

Diseño del estudio:

Ensayo randomizado controlado (no ciego)

Financiamiento:

Fundación

Contexto:

Hospital (área de partos)

Distribución:

Oculta

Resumen:

Si bien la práctica habitual prohíbe a las mujeres comer durante el trabajo de parto, supuestamente para evitar el riesgo de aspiración pulmonar en caso de necesitar anestesia general, eso también podría ser negativo para la madre, el niño o el desarrollo del trabajo de parto. Los investigadores británicos que condujeron este estudio enrolaron a 2426 mujeres nulíparas en trabajo de parto, con una dilatación de menos de 6 cm y presentación cefálica. Los autores las distribuyeron de forma aleatoria, usando distribución oculta a recibir agua o trozos de hielo, o a recibir pequeñas cantidades de alimentos pobres en grasa, con poca fibra, tales como pan, galletas, vegetales, frutas, yogurt, sopa y jugo de fruta. Aproximadamente dos tercios de las mujeres en ambos grupos recibieron analgesia peridural; el 54% recibió oxitocina y el 30% requirió una cesárea. Las mujeres fueron excluidas si recibieron tratamiento parenteral con opioides. Al analizar por intención de tratar, las tasas de parto vaginal, partos instrumentales, o cesáreas fueron similares en ambos grupos. Aproximadamente el 35% de las mujeres vomitaron en ambos grupos, y no se presentó ninguna aspiración. La duración promedio del trabajo de parto no fue diferente entre los grupos. Hubo cierto cruzamiento: el 20% de las mujeres en el grupo de agua sola, comió algo y el 29% en el grupo de comida prefirió no comer, si bien, en análisis por protocolo (Ej., comparando mujeres que no comieron nada con aquellas que comieron) produjo resultados similares.

Copyright © 2009 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved.

.