El uso prolongado de los inhibidores de la bomba de protones en niños parecen ser seguros


Pregunta Clínica:
¿Es seguro usar la terapia con inhibidores de la bomba de protones(IBPs) por largo plazo en niños?

Idea Central:
La terapia de largo plazo con IBPs (mediana de duración del tratamiento = 35,2 meses) en los niños, parece ser segura. Los niveles de gastrina sérica se mantienen elevados en casi el 75% de los niños, pero no se encontraron evidencias de un aumento del riesgo de un tumor carcinoide, absorción anormal de vitamina B12 , o algún otro "outcome" preocupante. (LOE = 1b-)

Referencia:
Tolia V, Boyer K. Long-term proton pump inhibitor use in children: A retrospective review of safety. Dig Dis Sci 2008:53(2):385-93.

Diseño del Estudio:
Cohorte (retrospectivo)

Financiamiento:
Desconocido/no explícito

Contexto:
Ambulatorio (especialidad)

Resumen:
Existe preocupación por el uso a largo plazo de la terapia con IBPs en los niños incluyendo una aumento del riesgo de carcinoides, hipersecreción de rebote, gastritis atrófica, infección entérica, así como absorción anormal de vitamina B 12. Estos investigadores revisaron retrospectivamente las fichas médicas de todos los niños evaluados por enfermedad de reflujo gastroesofágico (edad promedio = 7,5 años; rango = 0,1 -17,6 años) consecutivamente, en una clínica ambulatoria de la especialidad de gastroenterología. Los pacientes elegibles (n = 117) incluyeron a quienes recibieron terapia continua con IBPs por al menos un año, con una línea de base de biopsia gástrica efectuada antes de iniciar la terapia. El 97% de los niños completó el seguimiento con al menos una repetición de la endoscopía, con una duración del tratamiento promedio de entre 32 y 47 meses. Los autores no explicitan si los individuos que evaluaron los “outcomes” se mantuvieron ciegos a la hipótesis o a la terapia medicamentosa individual. No se reportan diferencias significativas en la mejoría de los síntomas entre los diversos IBPs o frecuencia de las dosis. Los hallazgos histológicos más frecuentes incluyeron la hiperplasia de las células parietales y la gastritis inespecífica. No se observó hiperplasia pre-cancerosa. Los niveles de vitamina B12 y las pruebas de función hepática se mantuvieron en rangos normales en todos los pacientes durante todo el curso del tratamiento. Se observaron niveles de gastrina sérica sobre lo normal en el 73% de los niños. Los efectos adversos más frecuentes incluyeron diarrea (5%) y constipación (4%).

Copyright © 2008 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved.