Los paños tibios ayudan en el trabajo de parto


Pregunta Clínica:
¿Ayudan los paños tibios a prevenir el trauma perineal al aplicarlos sobre el periné durante el trabajo de parto?

Idea Central:
Los paños tibios iniciados al final de la segunda etapa del trabajo de parto, reducen el riesgo de laceraciones perineales de tercer y cuarto grados, pero no la tasa de suturas perineales. Estos reducen el dolor durante el parto y los primeros 3 días postparto. Estos también pueden reducir el riesgo de incontinencia urinaria durante los primeros 3 meses postparto. Los paños tibios debieran usarse de forma rutinaria en el trabajo de parto. (LOE = 1b)

Referencia:
Dahlen HG, Homer CS, Cooke M, Upton AM, Nunn R, Brodrick B. Perineal outcomes and maternal comfort related to the application of perineal warm packs in the second stage of labor: A randomized controlled trial. Birth 2007;34(4):282-290.

Diseño del Estudio:
Ensayo randomizado controlado (no ciego)

Financiamiento:
Desconocido/no explícito

Contexto:
Hospitalario

Distribución:
Oculta

Resumen:
En este ensayo randomizado controlado de 717 mujeres, el uso de paños tibios desde el final de la segunda etapa del trabajo de parto hasta coronarse el niño, se comparó con el manejo habitual que no incluye paños tibios. Si bien no fue posible ocultar el procedimiento a las mujeres o a quienes atendían el parto, los evaluadores externos eran ciegos. Las mujeres elegibles eran nulíparas, con embarazo único de término en presentación cefálica, en quienes se anticipaba un parto normal y que no habían ejecutado masaje perineal. Los paños tibios consistían en compresas empapadas en agua de la llave hervida a una temperatura de 45 C. El ensayo fue conducido en una población étnicamente diversa en Australia, donde el 75% de las mujeres eran inmigrantes de otros países. Con un tamaño muestral adecuado para detectar una diferencia del 10%, no se encontraron diferencias en los grupos para el “outcome” principal, necesidad de sutura perineal. Sin embargo, las laceraciones de tercer y cuarto grado fueron menos en el grupo de los paños tibios, (31/357 vs. 15/360; número necesario para tratar [NNT] = 22; 95% IC, 12-109). Las mujeres que recibieron paños tibios reportaron con menos probabilidad dolor intenso durante el parto que quienes no lo recibieron (59% vs. 82%, respectivamente). También se encontró una modesta, pero significativa reducción de en los puntajes promedio de dolor perineal en los días 1 y 2 postparto usando una escala análoga visual de 10 puntos, con menos de 1 punto de diferencia promedio. A los 3 meses postparto, era menos probable que las mujeres que recibieron paños tibios reportaran incontinencia urinaria (36/276 vs. 46/277; NNT = 28).

Copyright © 2008 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved.