La vacuna contra la Hepatitis A es similar a la inmunoglobulina para la profilaxis post contacto


Pregunta Clínica:
¿Es al vacuna de la hepatitis A una alternativa a la inmunoglobulina para la profilaxis post contacto?

Idea Central:
La vacuna contra la hepatitis A es una alternativa razonable a la inmunoglobulina. Las ventajas de la vacuna incluyen la probabilidad de inmunidad subsecuente, el hecho de que no es un producto de la sangre, una inyección menos dolorosa, y que es más accesible; mientras que su desventaja es un costo mayor ( si bien los autores argumentan que la inmunoglobulina está ahora casi tan cara como la vacuna). (LOE = 1b)

Referencia:
Victor JC, Monto AS, Surdina TY, et al. Hepatitis A vaccine versus immune globulin for postexposure prophylaxis. N Engl J Med 2007;357(17):1685-1694.

Diseño del Estudio:
Ensayo randomizado controlado (doble ciego)

Financiamiento:
Industria y gubernamental

Contexto:
Ambulatorio (cualquiera)

Distribución:
No oculta

Resumen:
Este estudio desarrollado en Kazakhstan, randomizó a 4524 pacientes que habían sido expuestos a hepatitis dentro de los 14 días anteriores, a recibir o la vacuna de la hepatitis A (VAQTA, Merck), o inmunoglobulina (0.02 ml/Kg.). Se excluyó a los niños menores de 2 años y a los adultos mayores de 40 años, así como a los pacientes con enfermedad hepática o historia previa de infección por hepatitis A infección o de ser vacunados. Los médicos tratantes sabían que intervención se aplicaba, un potencial sesgo, si bien no queda claro como esto podría afectar los resultados. Generalmente, la falta de ciego favorece a los grupos que reciben la intervención. A los pacientes se les monitorearon anticuerpos IgM para hepatitis A por 4 semanas y 8 semanas después de la exposición, y se les pidió que contactaran a los investigadores si desarrollaban síntomas. El indicador primario de infección clínica por hepatitis A se definió como IgM positiva, alanino aminiotransferasea de al menos el doble del límite superior de lo normal, y al menos un signo o síntoma típico de hepatitis. Los grupos eran balanceados al inicio y los autores reportaron tanto según protocolo como según análisis por intención de tratar.

Si bien inicialmente se randomizaron a 4524 pacientes, aproximadamente el 75% en cada grupo era inmune, o ya había contraído hepatitis A basados en la línea basal de su IgM. Quedaron por lo tanto 740 pacientes en el grupo de vacuna y 674 en el grupo de inmunoglobulina (grupos de análisis por intención de tratar modificados). Se diagnosticó hepatitis A clínica en el 3.5% de los que recibieron vacuna y 2.7% de los que recibieron inmunoglobulina (riesgo relativo = 1.32; 95% CI, 0.69 a 2.5). No hubieron eventos adversos graves atribuidos a la vacuna o a la inmunoglobulina.

Copyright © 2008 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved.