El test de antígeno rápido reduce el uso de antibióticos en adultos con odinofagia


Pregunta Clínica:
¿Cual es la mejor estrategia para diagnosticar estreptococia en adultos con faringitis estreptocócica?

Idea Central:
El uso de un test de antígeno rápido reduce el uso de antibióticos en adultos con odinofagia mejor que el cuidado habitual y mejor que el solo uso de un flujograma. Una aproximación combinada usando un flujograma de decisión más un test de antígeno rápido cuando el flujograma no está claro, puede ser la aproximación más eficiente. (LOE = 1b)

Referencia:
Worrall G, Hutchinson J, Sherman G, Griffiths J. Diagnosing streptococcal sore throat in adults: randomized controlled trial of in-office aids. Can Fam Physician 2007;53:666-671.

Diseño del Estudio:
Ensayo randomizado controlado (no ciego)

Financiamiento:
Desconocido /no explícito

Contexto:
Ambulatorio (atención primaria)

Distribución:
Incierta

Resumen:
La odinofagia es uno de los problemas más frecuentes vistos en atención primaria, y es evaluado usando diferentes estrategias. En este estudio, se pidió a 37 médicos familiares canadienses que reclutaran a 20 adultos sucesivos con odinofagia. Los médicos fueron randomizados a 1 de 4 estrategias: práctica clínica habitual, solo el flujograma de decisión clínica, solo el test de antígeno rápido, y el flujograma más el test de antígeno rápido si el flujograma no quedaba claro. El flujograma estaba basado en la regla Centor que está bien validada, con un punto por cada uno: fiebre, glándulas hinchadas, ausencia de tos, exudado amigdaliano y se resta 1 punto por la presencia de tos. La interpretación de la regla es como sigue: Los antibióticos no se recomiendan para los pacientes con menos de 2 puntos; los antibióticos se recomiendan para los pacientes con 3 o 4 puntos; y no hay recomendación si el paciente tiene 2 puntos. Se reclutaron entre 102 y 170 pacientes en cada grupo y 47% de todos los pacientes recibieron indicación de antibiótico. El porcentaje de consultas que resultaron con indicación de antibiótico fue del 27% para el anfígeno rápido solo; 38% para el flujograma con el antígeno rápido; 55% para el flujograma solo; y 58% para la práctica habitual. La diferencia entre los 2 grupos con test de antígeno rápido y el cuidado habitual fue estadísticamente significativo, pero la diferencia entre el flujograma más el test rápido y el test solo, no lo fue. No se dice cuantos pacientes necesitaron el test de antígeno rápido en el grupo combinado, pero se supone que fueron menos que los del grupo donde todos los pacientes se hicieron el test. Tampoco se explicitan los "outcomes" como el porcentaje de pacientes curados a las 2 semanas o el porcentaje que regresó por falla del tratamiento.

Copyright © 2007 by Wiley Subscription Services, Inc. All rights reserved.