SARAMPIÓN, SITUACIÓN ACTUAL EN CHILE

Autor: Dra. Rocxana Garcés S. Residente Medicina Familiar PUC.
Editor: Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC
15 Abril 2018

INTRODUCCIÓN

El Sarampión es una enfermedad de origen viral altamente contagiosa, eliminada en gran parte del mundo gracias a la implementación de programas de vacunación(1) .

La situación epidemiológica en Chile muestra que desde introducción de la vacuna, y luego con las campañas de vacunación, la enfermedad ha cambiado su perfil. En 1990 se puso en marcha el plan de vacunación “puesta al día”, que incorporó la vacuna tri-vírica al año de edad, y luego en 1991, un refuerzo a niños de primero básico, logrando una cobertura del 100% a nivel nacional. Con estas medidas, en 1992 se presentó el último caso de Sarampión endémico en Chile(2 y 3).

Hoy la situación en Chile es diferente. Diversas causas han contribuido para que la cobertura de la vacuna haya disminuido hasta un 75%, obligando a redefinir grupos de riesgo, que incluyen(2):

  • Lactantes menores de 1 año
  • Adultos, mayores de 37 años
  • Personas no vacunadas o con esquemas de vacunación incompletos
  • Viajeros recientes, sobre todo a países con circulación de virus endémico.

CLÍNICA(2):

El período de incubación del sarampión es de 10 días. Luego de esto se inicia un período prodrómico, caracterizado por fiebre alta (39 a 40°C), síntomas inespecíficos como coriza, tos, conjuntivitis, y aparición del signo de Köplik al tercer día (ver figura 1), lesión que se considera como patognomónica de la enfermedad. El cuadro progresa intensificándose y dando paso a la aparición de un exantema de tipo morbiliforme o máculo-papular, rojo vinoso y generalizado, que se inicia habitualmente en la zona retroauricular el día 14 post contacto, y que luego avanza hacia la cara,  tronco y extremidades en los siguientes días. El exantema se extiende por 3-4 días y posteriormente el paciente se descama (ver figura 2).

Los contagiados por sarampión son infectantes desde cuatro días antes y hasta cuatro días después de la aparición del exantema. En este período muestran altas concentraciones virales en sangre y en fluidos respiratorios, y la presencia de síntomas catarrales, facilita el contagio.

Es importante destacar que esta enfermedad determina una fuerte respuesta inmune humoral y celular, generando inmunidad específica de por vida. Produce una importante inmunosupresión que dura varias semanas, aumentando la susceptibilidad del paciente a nuevas infecciones.

                                 
       
Figura 1. Signo de Köplik.
Fuente: DELPIANO L.; ASTROZA L.; TORO J. 2015. Sarampión: la enfermedad, epidemiología, historia y los programas de vacunación en Chile. Revista chilena de infectología, 32(4), 417-429.

 

Figura 2. Exantema maculo-pápular rojo vinoso: DELPIANO L.; ASTROZA L.; TORO J. 2015. Sarampión: la enfermedad, epidemiología, historia y los programas de vacunación en Chile. Revista chilena de infectología, 32(4), 417-429.

VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA DEL SARAMPIÓN EN CHILE

El sistema Chileno de vigilancia epidemiológica define como Caso Sospechoso de Sarampión a toda persona de cualquier edad que presente EXANTEMA MACULAR y uno o más de los siguientes signos(3):

  • Fiebre > 38°C
  • Conjuntivitis
  • Adenopatías
  • Artralgias

Dado que en Chile el Sarampión es una Enfermedad de Notificación Inmediata, todo Caso Sospechoso debe:

  • ser notificado a través de la vía más expedita (por teléfono) a la SEREMI de Salud donde se encuentre el establecimiento que realizó la pesquisa.
  • completar el formulario ENO (Enfermedad de Notificación Obligatoria,  http://huap.redsalud.gob.cl/wrdprss_minsal/wp-content/uploads/2012/08/formulario_ENO.pdf)
  • enviar formulario ENO vía correo electrónico a dicha SEREMI, en un plazo máximo de 24 hrs.

Es importante destacar que la obligación de notificar, es exclusivamente médica y si esta tarea no es realizada, dicho profesional se expone a multas que van desde las 33.3 UTM(4).

RESUMEN

El sarampión es una enfermedad inmuno-prevenible, que se mantiene como foco de preocupación en el mundo.
En Chile, el pilar de su control ha sido la vacunación ampliada a toda la población. Lamentablemente este se redujo de un 100% de cobertura a nivel nacional a un difícil 75%, cifra muy inferior a la cobertura mundial, que se reporta hoy en un 84%. Esto nos convierte en una región muy susceptible a brotes y contagios.

El cambio Chileno en la cobertura de la vacunación contra arampión supone la necesidad de estar alertas frente a población susceptible y cuadros clínicos clínicos sugerentes. Es clave la respuesta de vigilancia epidemiológica local, los pasos a seguir para su activación, y las responsabilidades individuales asociadas.

REFERENCIAS

1- DE QUADROS C.; IZURIETA H.; CARRASCO P.; BRANA M.; TAMBINI G. 2003. Progress toward measles eradication in the region of the Americas. J Infect Dis; 187 (Suppl 1): S102-10.
2-DELPIANO L.; ASTROZA L.; TORO J. 2015. Sarampión: la enfermedad, epidemiología, historia y los programas de vacunación en Chile. Revista chilena de infectología32(4), 417-429.
3-DIPLAS. Julio, 2010. Actualización enfermedades eliminadas de América:  Vigilancia Integrada Sarampión (b05) – Rubéola (b06).
4- MINSAL. 15 de Abril, 2005. Reglamento sobre Notificación de Enfermedades Transmisibles de declaración obligatoria. Contraloría General de la República.