¿SON UTILES LA VITAMINA C Y LOS PROBIÓTICOS EN LA PREVENCIÓN DE LA RINOFARINGITIS EN NIÑOS?

Autor: Dra. Tatiana Jiménez C., Residente Medicina Familiar PUC.
Editor: Dra. Pamela Rojas G, Docente Medicina Familiar PUC.

INTRODUCCIÓN

La rinofaringitis o resfrío común es la infección aguda del tracto respiratorio más común en niños y adultos. Se estima que los niños pequeños experimentan un promedio de 6 a 8 resfríos al año, mientras que adultos lo hacen 2 a 4 veces1. Los resfríos son la principal causa de visitas a un médico en países de altos ingresos, y una causa importante de ausentismo laboral y escolar3.

Si bien la etiología de los resfríos se ha asociado a más de 200 virus, es el rinovirus la causa más frecuente de esta enfermedad. El virus circula todo el año, con predominio durante el inicio del otoño y final de la primavera3,4.

La industria farmacéutica se encuentra en constante promoción de productos destinados a prevenir los resfríos, sin embargo ¿conocemos realmente su efectividad?

VITAMINA C

La vitamina C es una conocida vitamina hidrosoluble, a la que históricamente se le han atribuido múltiples propiedades de uso tanto por vía tópica como sistémica.

Una revisión sistemática (RS) con meta análisis de la colaboración Cochrane evaluó 63 estudios randomizados controlados, con un total de 11.306 participantes (adultos y niños). El objetivo de la RS fue determinar si el uso regular de vitamina C en dosis mayores a 0.2 g/día, reducía la incidencia, duración o gravedad del resfrío común al comparar con placebo3. La RS mostró:

  • Incidencia de resfrío común en la población general: sin diferencias significativas entre ambos grupos (RR 0,97 (IC 95% 0,94 - 1,00)
  • Duración del resfrío común: el grupo intervenido mostró una disminución del 14.19% en el tiempo de duración del resfrío en comparación con el grupo que recibió placebo (diferencia de medias: -14.19% (CI 95% -21.07%, -7.31%).

Los autores de la RS enfatizan que la reducción estadística de la duración del resfrío se logra sólo con una suplementación regular con vitamina C. Este tema, sumado a traducción clínica del tamaño de efecto presentado, hace discutible la recomendación sistemática de este preparado.

PROBIOTICOS

Los probióticos se definen como "microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud al huésped5.

Una reciente RS investigó el efecto del consumo de probióticos en la prevención de infecciones respiratorias altas en niños.

La RS incluyó 23 estudios, con un total de 6269 participantes8. La duración de la intervención fue variable, 2 a 12 meses, la mayoría durante los meses de invierno. Los probióticos utilizados fueron cepas de Lactobacillus, Bifidobacterium, Lactobacillus fermentum y en algunos estudios se reportó una mezcla de varias cepas.

Los resultados mostraron:

  • Número de niños que presentaron al menos 1 episodio de infección respiratoria alta durante el periodo de estudio: se evidenció un RR 0.89 (IC 95% 0.82 a 0.96) a favor de los probióticos, pero con una alta heterogeneidad I2= 82%.
  • Número de días totales de infecciones respiratorias altas durante el periodo de estudio : se encontró una DM en días de 0.16 (IC 95% -0.29 a -0.02) a favor del grupo de probióticos.

Los autores de la RS concluyen que el consumo preventivo de probióticos podría disminuir la incidencia y la duración de los episodios de infección respiratoria alta. Es importante destacar, sin  embargo, la alta heterogeneidad observada, con uso de distintos probióticos, en distintas dosis, distintas formas de administración y por diferentes periodos de duración.

Por otro lado, la relevancia clínica de estos resultados es relativa. Sería necesario tratar a 20 niños para prevenir 1 episodio de infección respiratoria alta en sólo 1 de ellos; y la disminución del número total de días de infección respiratoria alta, si bien existe, es menos de medio día.

RESUMEN

El consumo regular de vitamina C  ≥  0.2 g/día podría reducir en un 3% la probabilidad de tener un episodio de resfrío, pero esto no alcanza a ser estadísticamente significativo. La duración de los episodios de resfrío sería un 14.1% menos en el grupo de vitamina C, lo que equivale a menos de un día de reducción de síntomas.

La ingesta regular de probióticos disminuye marginalmente la probabilidad de sufrir una infección respiratoria alta. En cuanto a la duración del cuadro se observa una disminución de 0,16 días (6 horas), siendo esto clínicamente no significativo.

REFERENCIAS
1.-Heikkinen, T. and Jarvinen, A. (2003) The Common Cold. Lancet, 361, 51-59.
2.- Frei B, Trabe MG. The new US Dietary Reference Intakes for vitamins C and E. Redox Rep. 2001;6:5-9.
3.- Hemilä H, Chalker E. Vitamin C for preventing and treating the common cold. Cochrane Database of Systematic Reviews 2013, Issue 1. Art.No.:CD000980. DOI: 10.1002/14651858.CD000980.pub4.
4.- Eccles, Ron (2005) Understanding the symptoms of the common cold and influenza, The Lancet Infectious Diseases , Volume 5 , Issue 11 , 718 – 725.
5.- De la Flor J. i Brú Infecciones de vías respiratorias altas-1: resfriado común  Pediatria Integral 2013; XVII(4): 241-261
6.- Joint Food and Agriculture Organization of the United Nations/World Health Organization Working Group report on drafting guidelines for the evaluation of probiotics in food. London, Ontario, Canada. April 30 and May, 2002.
7.- Villena J, Chiba E, Tomosada Y, et al. Orally administered Lactobacillus rhamnosus modulates the respiratory immune response triggered by the viral pathogen-associated molecular pattern poly (I:C). BMC Immunol. 2012; 13:53.
8.- Wang Y, Li X, Ge T, Xiao Y, Liao Y, Cui Y, Zhang Y, Ho W, Yu G, Zhang T. Probiotics for prevention and treatment of respiratory tract infections in children: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Medicine. 2016;95(31):e4509.