VERRUGAS VULGARES EN NIÑOS,  ¿COMO MANEJARLAS EN APS?

Autor: Dra. Magdalena Echeverría B. Residente Medicina Familiar PUC.
Editor: Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC.

INTRODUCCIÓN

Las verrugas no genitales constituyen una infección viral de la piel bastante común en niños y adolescentes (1). Es una enfermedad autolimitada y de resolución espontánea, no obstante, la evolución natural de las verrugas es variable y a veces errática (2).

Las verrugas son una patología de la piel causada por más de 100 genotipos diferentes del virus papiloma humano (3). El uso de duchas comunes, caminar descalzo, comerse las uñas, estados de inmunosupresión y enfermedades dermatológicas de base (como la dermatitis atópica) constituyen factores de riesgo (1). El contagio se produce por contacto directo con la piel, siendo más frecuente en superficie cutánea macerada o con trauma previo (4).

La evolución natural de las verrugas es variable. En niños, la remisión espontánea suele ocurrir dentro del primer año de evolución, sin embargo, en adolescentes, puede demorar años en resolverse (2).

CLÍNICA:

Las verrugas se clasifican según su localización anatómica o morfología; tradicionalmente se dividen en vulgares o comunes, palmo-plantares, planas y genitales (1), siendo las vulgares las de presentación más frecuente en niños.

La verruga vulgar es una pápula hiperqueratósica de tamaño variable que puede presentarse como lesión única o múltiple en dedos, dorso de las manos, codos o rodillas (5). En su superficie se pueden observar puntos oscuros que corresponden a pequeños capilares trombosados (“seeds”)

Su presentación habitualmente es asintomática, no obstante, puede asociarse a dolor y prurito. El diagnóstico es clínico y en caso de dudas, se pueden remover los residuos hiperqueratósicos y vislumbrar los “seeds” (4).

¿CUÁNDO Y CÓMO TRATAR?

Se sugiere tratar las verrugas sintomáticas, las que alteran la funcionalidad, las con implicancias estéticas y aquellas que impactan en la calidad de vida del paciente (6)

Existen distintas alternativas de tratamiento; destructivas, virucidas, inmunológicas y antiproliferativas (7), siendo el uso de ácido (destructivo) lo más frecuente en atención primaria de salud.

La última revisión de la Cochrane (8) publicada el año 2012 donde incluye 85 ensayos clínicos randomizados de tratamiento tópico en verrugas cutáneas no genitales, muestra evidencia en relación a los siguientes tópicos de interés:

  • Resolución espontánea, Acido Salicílico y Compresión
  • El uso de ácido salicílico más ácido láctico (AS+AL) en pacientes con verrugas no genitales logra la resolución completa de la lesión 1.56 veces lo observado en los pacientes tratados con placebo (IC 1.20 a 2.03)
  • El uso de AS+AL en pacientes con verrugas en las manos logra la resolución completa de la lesión 2.67 veces lo observado en los pacientes tratados con placebo (IC 1.43 a 5.01)
  • Existe evidencia de que el uso de duct tape (o cinta adhesiva) no es efectivo para el manejo de las verrugas no genitales en comparación con la resolución espontánea.
  • Acido Salicílico y Crioterapia
  • No se observaron beneficios en la cura de verrugas con el uso de crioterapia en comparación con placebo ni con ácido salicílico.
  • El uso de crioterapia combinado con AS+AL en pacientes con verrugas no genitales logra la resolución completa de la lesión 1.24 veces lo observado en los pacientes tratados con ácido salicílico (IC 1.07 a 1.43)

La guía clínica de manejo de verrugas no genitales de la Asociación Británica de Dermatología recomienda:

  • tratamiento de verrugas vulgares en niños:
    • primera opción: ácido salicílico
    • segunda opción: crioterapia 
  • tratamiento de verrugas de las manos:
    • ácido salicílico 15%-26% por 3 a 4 meses, con una fuerza de recomendación grado A
    • crioterapia, por aproximadamente 6 sesiones, con una fuerza de recomendación grado B (1).

¿CUÁNDO DERIVAR A ATENCIÓN SECUNDARIA?

Se aconseja derivar a atención secundaria en los siguientes escenarios (1,3);

  • diagnóstico incierto;
  • estado de inmunosupresión;
  • según número, tamaño y ubicación de las verrugas;
  • y toda verruga “recalcitrante”, o sea, que reincide a pesar del tratamiento.

RESUMEN

Las verrugas son una patología frecuente en niños.
Las verrugas vulgares constituyen la presentación más común y se recomienda su tratamiento en caso de ser sintomáticas o tener repercusiones en la funcionalidad del paciente.
Existe evidencia de la efectividad de ácido salicílico + ácido láctico y crioterapia versus la resolución espontánea para manejo de verrugas vulgares, de modo que es posible iniciar el tratamiento en la APS.

REFERENCIAS

1.- Sterling, JC, Gibbs S, Haque Hussain SS, Mohd Mustapa MF,Handfield-Jones SE. British Association of Dermatologists' guidelines for the management of cutaneous warts 2014. British Journal of Dermatology, 171: 696–712.
2.-  Mulchem E, Pinelis S. Treatment of Nongenital Cutaneous Warts. American Familly Physician. 2011, 84(3)
3.-  Loo SK, Tang WY. Warts (non-genital). BMJ Clin Evid. 2014 Jun 12;2014. pii: 1710
4.-  Goldstein B, Goldstein A. Cutaneous Warts. UpToDate. Aprl 2014
5.- Sandoval M. Dermatología, Manual del Interno de Medicina. Departamento de Dermatología. Pontificia Universidad Católica de Chile
6.- Blessmann M, Lorenzini D, Prieto C, Bárbara R. Assessment of the quality of life of pediatric patients at a center of excellence in dermatology in southern Brazil. An Bras Dermatol. 2012;87(5):697-702.
7.- Haque Hussain S, Sterling J. Treatment options for managing non-genital warts. Drug Review, Prescriber 5 April 2015
8.- Kwok CS, Gibbs S, Bennett C, Holland R, Abbott R. Topical treatments dor cutaneous warts. Cochrane Database Syst Rev. 2012 Sep 12;9:CD001781. doi: 10.1002/14651858.CD001781.pub3.
9.- G. Moreno