INGRESO AL COLEGIO: UN DESAFÍO PARA PADRES E HIJOS

Autor: Dra. Trinidad Rodríguez I. Residente Medicina Familiar PUC.
Editor: Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC.

INTRODUCCIÓN

El ingreso de un hijo al sistema escolar plantea desafíos y dificultades a la familia. Hay un cambio de etapa en el ciclo vital familiar que exige transformaciones al sistema familiar: se inicia contacto con nuevos sistemas (escuela, amigos, otras familias) y se debe aceptar el ingreso de nuevos miembros, lo que sumado a la mayor autonomía de los hijos, exige el desarrollo de nuevas habilidades, manejo de procesos emocionales y redefinición de las relaciones.

La edad de ingreso al sistema escolar es un requisito establecido arbitrariamente, y puede ir entre los 4 a 7 años dependiendo del país y lugar. En Chile, la ley establece que un niño debe tener un mínimo de 6 años cumplidos al 31 de marzo del año escolar correspondiente para ingresar a primer año de educación básica1.

Diversos estudios observacionales han mostrado que ni el adelantar ni el retrasar la entrada al colegio generan diferencias sustanciales en el desarrollo de destrezas académicas después de los primeros años de colegio, sin embargo, sí aumenta la probabilidad de problemas psicosociales2,3.

PRUEBAS DE ADMISIÓN

En Chile existe una serie de pruebas que hacen del ingreso al colegio un proceso que implica gran estrés para el niño y su familia. El objetivo de estas pruebas es asegurar que el niño tiene las destrezas necesarias para un buen desempeño escolar desde el inicio4.

Existe gran variabilidad en el tipo y número de pruebas de admisión utilizadas.  Pocas, sin embargo, han logrado demostrar una idoneidad técnica adecuada en términos de confiabilidad, validez y estandarización para tomar decisiones a nivel individual4. Por otro lado, el desarrollo psicomotor de un niño tiene un patrón típico pero con desviaciones normales, lo que implica que su evaluación no debería centrarse en el rendimiento en una prueba en particular, en cierto momento, sino en la progresión de su desarrollo en el tiempo4.

Las pruebas de admisión son instrumentos de tamizaje, por lo que utilizarlas como criterio de ingreso al sistema escolar es discutible. Puede orientar a los colegios en relación a las necesidades del diverso grupo de niños que recibirán, más que como una forma de exclusión de la educación formal4

Probablemente, la situación ideal sería la evaluación de los niños posterior a su entrada al colegio, para identificar y apoyar a aquellos con problemas de ajuste, ya sea de aprendizaje, emocionales, conductuales o sociales. Esto, ya que la identificación temprana de dificultades escolares permite  una adecuada planificación y programación de servicios educativos, un ajuste a necesidades detectadas, y menores tasas de frustración4.

EL ROL DEL MÉDICO EN ESTE PROCESO

La supervisión de salud da una oportunidad única para ir pesquisando y monitoreando condiciones que podrían afectar el adecuado ajuste del niño al sistema escolar3,6.  Para esto es clave contar con evaluaciones regulares, que incluyan de manera sistemática un tamizaje del desarrollo psicomotor. Entre los objetivos de estos controles está:

i.- Detectar condiciones médicas y riesgos psicosociales  que puedan afectar el desempeño escolar (intoxicación por plomo, malnutrición, trastornos del sueño, pobreza, violencia intrafamiliar, depresión materna, tabaquismo)
ii.- Optimizar el tratamiento de patologías crónicas.
iii.-Comunicar necesidades especiales al colegio; comunicarse con padres, educadoras de párvulos o profesores si el niño presenta dificultades de aprendizaje, conductuales o relacionales.
iv.- Derivar precozmente a pacientes con problemas de desarrollo a programas de intervención temprana.

¿QUÉ EVALUAR EN LA CONSULTA?4

  • Antecedentes: bajo peso al nacer, prematurez, pequeño para la edad gestacional (PEG), madre con abuso de sustancias durante el embarazo o con enfermedades de transmisión vertical (citomegalovirus, VIH, etc), intoxicación por plomo, otitis medias a repetición, meningitis, trauma cerebral, anemia ferropriva, malnutrición, falla de medro, enfermedades crónicas (efectos 2º de medicamentos, ausentismo, autoestima, etc)
  • Entorno familiar, calidad del soporte y estimulación física, emocional e intelectual.
  • Examen físico: Antropometría (T/E, P/T, PC), screening de visión y audición.

¿QUÉ REFORZAR EN CADA CONTROL?3,6

  • Estrategias ligadas a una parentalidad positiva, es decir, trabajo desde el refuerzo positivo, establecimiento de límites, consistencia en normas y castigos, etc.
  • Asistencia a educación preescolar desde los 3 años, por sus beneficios en términos de desarrollo cognitivo y prevención de fracaso escolar a futuro.

RESUMEN

La entrada de un niño al colegio es un hito importante tanto para él como su familia. A pesar de que no existe consenso en definir cuándo se está “preparado” para asistir al colegio, la mayoría de los recintos educacionales establece normas para el ingreso como la edad y el rendimiento de pruebas de admisión, las que no tienen mayor sustento científico ni son predictoras de mejor desempeño a futuro.

El médico en los controles de supervisión de salud puede jugar un rol clave en la evaluación de un niño previo al ingreso al colegio; en la detección de patologías, factores de riesgo y alteraciones del desarrollo; y en la promoción de una parentalidad positiva.

REFERENCIAS

1.-Decreto 1718 Exento. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. http://www.leychile.cl/N?i=1030689&f=2011-10-03&p=
2.- Cameron MB, Wilson BJ. The effects of chronological age, gender, and delay of entry on academic achievement and retention: Implications for academic redshirting. Psychol Sch 1990; 27: 260-272
3.- Harris L. School Readiness for children in the United States. UpToDate. Mar 10, 2014
4.- Casey PH, Evans L. School Readiness: An Overview for Pediatricians. Pediatr Rev 1993; 14(1): 4-10
5.- The inappropriate use of school “readiness” tests. American Academy of Pediatrics Committee on School Health and Committee on Early Childhood, Adoption and Dependent Care. Pediatrics 1995; 95: 437-8
6.- High PC, American Academy of Pediatrics Committee on Early Childhood, Adoption and Dependent Care and Council on School Health. School Readiness. Pediatrics 2008; 121(4): e1008-15