¿CÓMO HACEMOS EL DIAGNÓSTICO DE RINITIS ALÉRGICA EN LA INFANCIA?


Autor: Dra. Francisca Rojas M. Residente Medicina Familiar PUC.
Editor: Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC.

Introducción:

La rinitis alérgica es una enfermedad sintomática de la nariz que produce por una inflamación de la mucosa. Es mediada por IgE e inducida por exposición a alérgenos (1).
Es una enfermedad frecuente y que puede iniciarse a cualquier edad (2). En Chile se realizó un estudio de prevalencia de rinitis alérgica y síntomas de rinitis en niños de 6 a 7 y 13 a 14 años de la ciudad de Santiago (contexto: Estudio internacional de asma y alergias, ISAAC) que mostró una prevalencia de síntomas riníticos de 45.7% en los adolescentes y 40,46% en los escolares. En esta población el diagnóstico médico de rinitis alérgica era bastante más bajo; 21,37% en los adolescentes y 22% en los escolares (3).
La diferencia entre prevalencia de síntomas y diagnóstico de rinitis alérgica nos orienta a que pese a que los pacientes son concientes de sus síntomas, no todos tienen confirmado su diagnóstico. Si consideramos que la rinitis alérgica puede traer consecuencias en la vida diaria de estos pacientes (impacto negativo en el comportamiento social y emocional del niño, inasistencias y bajo rendimiento escolar, cansancio e irritabilidad) trabajar en confirmar este diagnóstico y optimizar su tratamiento (4).

I. ¿CÓMO PODEMOS HACER EL DIAGNÓSTICO?

1. Diagnóstico clínico:

El diagnóstico de la rinitis alérgica es clínico y existen numerosos criterios para hacerlo. Al respecto, el consenso ARIA (Allergic Rhinitis and its Impact on Asma) sugiere (2):

  • Presencia de rinorrea acuosa anterior o presencia de estornudos
  • Obstrucción nasal
  • Temporalidad de los síntomas: estacional, todo el año, momentos del día.
  • Síntomas oculares como prurito, enrojecimiento, lagrimeo. 

Basado en la frecuencia e intensidad de estos síntomas las guías ARIA clasifican los cuadros de rinitis alérgica. Esto se resume en la figura 1. 

Figura 1 (2)

 

 

 

 

 

 

Esta consenso da entonces 4 opciones diagnósticas que orientan el tratamiento de los pacientes:

  • Rinitis alérgica Intermitente Leve
  • Rinitis alérgica Intermitente Moderada-grave
  • Rinitis alérgica Persistente Leve
  • Rinitis alérgica persistente moderada-grave

2. Test complementarios.

¿Y los test cutáneos?
Los test cutáneos tienen como objetivo determinar si un paciente tiene IgE específica para un alérgeno a niveles demostrables. Existen básicamente dos tipos: test cutáneo y la determinación en suero de IgE específica (5).
La utilidad de estos test tiene relación con evitar ciertos alérgenos específicos y para orientar tratamientos como la inmunoterapia.
Pese a que su uso se ha popularizado, estos test no son útiles para el diagnóstico de rinitis alérgica, sino sólo para investigar sus factores desencadenantes. Por otro lado la medición de IgE específica puede resultar positiva en pacientes asintomáticos (2).

II. DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL:

A simple vista pareciera que el diagnóstico de la rinitis alérgica no es difícil, sin embargo existen otras patologías con síntomas similares (1):

  1. Otros tipos de rinitis
    • Rinitis no alérgica: cuadro de inicio más tardío. Se presenta con ausencia de prurito y estornudos, con mayor componente de obstrucción nasal y descarga posterior, y que persiste durante el año. Ocurre en respuesta a estímulos como el humo de tabaco, contaminación, cambios de temperatura, fragancias fuertes, productos de limpieza.
    • Rinitis Vasomotora: gatillada por cambios de temperatura o contaminación ambiental.
    • Rinitis Gustatoria: frente a la ingesta de comida caliente o picante, desencadenada por fenómenos vagales.
    • Rinitis Medicamentosa: secundaria a sobreuso de descongestionantes nasales, metildopa, hidroclorotiazida, clorpromazina, Risperidona.
  1. Alteraciones estructurales / anatómicas: desviación del septum, perforación.
  1. Pólipos o tumores nasales  
  1. Hipertrofia adenoidea
  1. Cuerpo extraño 
  1. Otras menos frecuentes: fibrosis quística, disquinesia ciliar.

RESUMEN:

La rinitis alérgica es una patología frecuente en población infantil y adolescente, y que impacta la calidad de vida de quienes la padecen.
El diagnóstico de rinitis alérgica es esencialmente clínico, y existen consensos para apoyar este proceso. Los test complementarios tienen utilidad en detectar algunos alérgenos  específicos, sin embargo no son útiles para diagnosticar una rinitis alérgica.
Es necesario recordar que existen múltiples cuadros clínicos que dan síntomas similares a los de la rinitis alérgica, y que deben considerarse para evitar diagnósticos incorrectos y tratamientos innecesarios.

REFERENCIAS:

1.-Fletcher et al. An overview of rhinitis. UpToDate 2012. Disponible en www.uptodate.com
2.-Bousquet J, et al. Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma (ARIA) 2008 update (in collaboration with the World Health Organization, GA(2)LEN and AllerGen). Allergy 2008;63 Suppl 86:8-160.
3.-Caussade et al. Prevalencia de síntomas de rinitis alérgica y su relación con factores de riesgo en escolares de Santiago, Chile. Rev Méd Chile 2006; 134: 456-464
4.-Mahr et al. Update on Allergic Rhinitis. Pediatrics in Review 2005;26;284
5.-Cartwright et al. Consultation to the specialist: who needs allergy testing and how to get it done. Pediatrics in Review 2006;27(4):140-146