Efectividad de la ley de tolerancia 0 al alcohol en la conducción

Autores: Dr. Diego Justiniano. Residente Medicina Familiar UC.
    Dra. Pamela Zamorano. Residente Medicina Familiar UC.

Editor: Dra. Luz Montero. Académico Departamento de Medicina Familiar UC.

Introducción

Durante el período 2001-2010, la presencia de alcohol estuvo involucrada en la ocurrencia de 40.506 accidentes de tránsito, con 3.347 fallecidos, que representan el 20% del total de muertes. 1

Dada esta realidad se promulgó la Ley 20.580 o también llamada de Tolerancia Cero, que disminuye las gradualidades de alcoholemia permitidas al conducir y que a su vez aumenta las sanciones. Con valores entre 0.31-0.79 gr/dL se está bajo la influencia del alcohol y sobre 0.8 gr/dL en estado de ebriedad. Además la Ley contempla cambios en los procesos de fiscalización, agregando el alcohotestcomo prueba respiratoria evidencial con igual valor probatorio que la alcoholemia.

Efectividad Comparada en Diferentes Países

Diversos países han adoptado leyes similares: Estados Unidos y Reino Unido permiten niveles de alcohol expirado <0,3 mg/L, igual a la ley chilena. Otros países permiten niveles incluso menores como Japón con <0,15 mg/L y Brasil, con niveles de <0,1mg/L.

Esta ley ha demostrado efectividad en disminuir las víctimas de accidentes de tránsito vinculadas al alcohol. En EEUU la disminución de muertes fue de 7% en promedio. Se observa además una reducción en los conductores con niveles más altos de alcoholemia (AE > 0,4), lo que indicaría que no sólo desalienta a los bebedores sociales, sino que también a los más severos. Esta reducción se mantiene en el tiempo con seguimientos hasta de 14 años.2

En Japón la reducción de mortalidad fue de un 38% y de lesionados de un 33%, después de la ley, cifras que se mantienen por 4 años post inicio de ésta. Hay que considerar que se implementó con otras medidas que incluyen: mejoras en políticas de control y exigencias de tránsito, mejoras en carreteras, desarrollo de ingeniería de vehículos, mayores de elementos de seguridad, educación vial y desarrollo de un fuerte sistema de emergencias médicas. 3

En Brasil se implementó la ley en 2008. Inicialmente tuvo resultados promisorios: reducción en los ingresos hospitalarios de 28%, con una reducción de los costos hospitalarios asociados de 39,2% y una disminución de la mortalidad de 13,6%. Sin embargo las medidas fueron efectivas por un tiempo limitado, menor a dos años4. Según estudios, esto se  explica por una fiscalización inadecuada e insuficiente, lo que conlleva a la percepción de una baja probabilidad de riesgo de ser multado o detenido, con el consecuente incumplimiento de la ley.567

Disponemos de datos del reporte semestral de Seguridad Vial, del periodo Enero-Junio de 2012, de CONASET, debiendo considerar que la ley fue promulgada en Marzo.

Al comparar los datos de primer semestre del 2012, con el año anterior, el número de accidentes de tránsito por alcohol en los conductores disminuyó en 35%, el número de víctimas fatales en 37% y lesionados en 33%. Así también han disminuido el total de accidentes de tránsito por todas las causas. Al comparar, sin embargo, con los datos de 2010, el número de accidentes es casi idéntico, y los fallecidos disminuyen en 13%.8

Según nuestra revisión, en distintos países si han habido resultados contundentes en cuánto a la efectividad de la ley, con disminución en la mortalidad y en el número de accidentes, especialmente si va asociada con otros cambios del sistema en su conjunto. Sin embargo, en países similares al nuestro, los resultados no se mantienen en el tiempo, estando esto asociado a una escasa fiscalizacion y una baja percepción de riesgo.

Conclusión

Con la información disponible en nuestro país no se puede predecir la efectividad de las medidas en el largo plazo, pero si se puede inferir que si no aumenta la fiscalización y no hay cambios sustantivos en el sistema, estos resultados solo serán transitorios.

Referencias
1.- Accidentes de tránsito ocurridos en Chile asociados a la presencia de alcohol en conductores, pasajeros o peatones. Diagnóstico año 2010. CONASET
2.-Shults R. et al. Reviews of Evidence Regarding Interventions to Reduce Alcohol-Impaired Driving. Am J Prev Med 2001;21(4s):66-88
3.-T Nagata, Effectiveness of a law to reduce alcohol-impaired driving in Japan, Injury Prevention 2008;14:19–23. doi:10.1136/ip.2007.015719.
4.-Bacchieri G & Barros AJD, Traffi c accidents in Brazil from 1998 to 2010: many changes and few effects, Rev Saúde Pública 2011;45(5)
5.-Campos VR. Prevalência do beber e dirigir em Belo Horizonte, Minas Gerais, Brasil. Cad Saude Publica. 2008;24(4):829-34.
6.-De Boni R. Young people’s blood alcohol concentration and the alcohol consumption city law, Brazil. Rev Saude Publica. 2008;42(6):1101-4.
7.-Duailibi S. Prevalência do beber e dirigir em Diadema, estado de Sao Paulo. Rev Saude Publica. 2007;41(6):1058-61. DOI:10.1590/S0034- 89102006005000045
8.-Reporte Semestral de Seguridad Vial. Enero – Junio 2012 Corporación Nacional de Seguridad del Tránsito, CONASET. Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, Chile. Julio 2012