Microhematuria asintomática: Enfrentamiento ante el hallazgo en APS
Autora: Dra. Carolina Abarca C. Residente Medicina Familiar UC.
Editor: Dra. Solange Rivera M. Docente Médico Familiar UC.

Introducción

La microhematuria (MH) asintomática es definida como ≥3 glóbulos rojos por campo de alto poder (1). Su definición a nivel local debe validarse por cada laboratorio. Su prevalencia fluctúa entre 2,5 y 18% en muestras por dipstick (screening) (2). La MH no siempre indica enfermedad, sin embargo presenta un amplio rango diagnóstico, donde la incidencia de cáncer de vía urinaria debe considerarse (ver Tabla 1):

Tabla N°1. Incidencia de cáncer de vía urinaria en pacientes con microhematuria

Población general (3)

 0.01-3%

Pacientes referidos al urólogo (4)

 5 a 13%

50 años con factores de riesgo (5)

10-21%

¿Qué causa microhematuria?

Las causas dependen del grupo en estudio y sus factores de riesgo. La literatura muestra que al repetir un sedimento con hallazgo de microhematuria, sólo el 47% persiste positiva en una segunda muestra (6), evidenciando que el 53% restante corresponden a causas de falsa microhematuria, como menstruación, fármacos o transitorias. Habiendo descartado causas falsas o transitorias, publicaciones (7) (8)   muestran que luego de estudio completo, la primera causa sigue siendo desconocida (44-62%), el 2° lugar lo ocupan causas inflamatorias: infección urinaria, uretrotrigonitis (13 a 25%) y el 3° lugar lo ocupan causas varias: litiasis, hipertrofia prostática benigna, causa nefrológica o neoplasia.

¿Microhematuria transitoria o persistente?

Existen causas transitorias, tales como fiebre, ejercicio o infección urinaria, las que deben ser descartadas en primera instancia mediante un 2° sedimento. Si persiste positiva, hablamos de Microhematuria Persistente.

Microhematuria Persistente


Se sugiere diferenciar, en menores de 40 años, la causa nefrológica de la causa urológica. La presencia de HTA, proteinuria, deterioro de función renal o presencia de acantocitos (S: 52-73%, E: 98-100%) y de cilindros hemáticos orienta a causa nefrológica (8)

Ante MH de causa urológica se sugiere estratificar riesgo de cáncer urinario, aplicando recomendación de expertos y riesgos significativos según publicaciones recientes:

Tabla N°2: FR para cáncer urinario
Recomendación de expertos (7)

Edad > 40  años

Tabaquismo

Radiación pélvica

Macrohematuria

Abuso de analgésicos

Síntomas irritativos sin ITU, persistentes.

Infecciones urinarias a repetición

Historia exposición ocupacional.

 

 

 









Tabla N° 3: Factor de riesgo expresado en OR (IC 95%)  (8)

Sexo masculino

4.8 (4.2 - 5.6)

Edad >40 años

17  (11.2 - 25.7)

>25 GR/CAP

4.0 (3.5 - 4.5)

 

 





Así, en pacientes con ausencia de estos factores, se recomienda estudiar buscando urolitiasis o masas renales con ecografía abdominal (S: 64-96% para litiasis) o TAC de abdomen (S: 94-98% para litiasis). En presencia de uno o más factores de riesgo (Tablas 1 y 2) se sugiere descartar cáncer vesical mediante cistoscopía (S: 100% E: 98%) (10)

Conclusión


Si bien la presencia de microhematuria asintomática persistente presenta menor incidencia de cáncer urotelial a nivel poblacional comparado con la macrohematuria (0.68% (8) versus 18% (11) ), su probabilidad aumenta ante predictores como los revisados. Así, igualmente se sugiere estratificar el riesgo de cáncer del paciente a nivel de APS, estudiarlo o derivarlo a Urología.

Bibliografía

(1) Flores  y Col. Enfermedad renal crónica: Clasificación, identificación, manejo y complicaciones. Soc. Chilena Nefrología. Rev Méd Chile 2009; 137: 137-177.
(2) Kelly J. Fawcett D. Assesment and management of non-visible hematuria in primary
care. BMJ 2009.
(3) Kelly J. Fawcett D. Assesment and management of non-visible hematuria in primary care. BMJ 2009.
(4) Simerville JA, Urynalisis. AAFP. 2005.
(5) Messing EM. The significance of asymptomatic microhematuria in men 50 or more years old: findings of a home screening study using urinary dipsticks. J Urol. 1987 May;137(5):919-22.
(6) Rosser CJ. Utility of serial urinalyses and urinary cytology in the evaluation of patients with microscopic haematuria. West Afr J Med. 2010 Nov- Dic 29(6)384-7.
(7) Evaluation of asymptomatic microscopic hematuria in adults: the American Urological Association best practice policy recommendations. Part II: patient evaluation, cytology, voided markers, imaging, cystoscopy, nephrology evaluation, and followup. Urology 2001;57(4).
(8) Jung Howard. Assosation of hematuria on microscopic Urynalsis and risk of urinary tract cancer. Urology.Vol 185. 1698-1703. 2011.
(9) Tomson C. Asyntomatic microscopic or dipstick haematuria in adults: which investigations for which patients?. BJU internacional.90.185-198.2002
(10) Evaluation of asyntomatic microhematuria in adults. Parte II. AUA. 2001
(11) Said F. Incidence of recurrent frank hematuria and urological cancers: prospective 6.9 years of followup. Journal of Urology. Vol 128 1294-1298.October 2009.