Neuropatía periférica: ¿Frente a qué síntomas debemos sospecharla?

Autor: Dra. Andrea Rioseco. Residente Medicina Familiar Adulto PUC
Editor: Dra. Solange Rivera. Docente Medicina Familiar PUC

Definición y causas frecuentes
La definición general de neuropatía periférica(NP) es “la disfunción de alguno de los nervios del sistema nervioso periférico”, esta disfunción puede ser debida a múltiples causas y además presentar diversas manifestaciones, por esto es un desafío diagnóstico (1).Los componentes de sistema nervioso periférico son: los 12 nervios craneales, 31 nervios espinales, los ganglios de la raiz dorsal, los troncos de los nervios periféricos y sus ramas terminales, y el sistema nervioso autónomo periférico. Como consenso el término neuropatía periférica es usado sólo para describir el grupo de patologías donde el daño de nervios periféricos es simétrico y universal,excluyendo las neuropatías unilaterales como las de los nervios craneanos (p.ej Neuralgia del Trigémino), las Radiculopatías (p.ej Hernias del núcleo pulposo) y lesiones de plexos.
Las manifestaciones de las NPusualmente  comienzan distalmente y progresan hacia proximal y son también llamadas polineuropatías (2).

La prevalencia en la población general de las NP es 2,4%(3) y aumenta con la edad llegan a un 8% en adultos mayores en Atención Primaria(4). En pacientes con Diabetes Mellitus tipo 2 la prevalencia estimada es de 26,4%(5).

Las principales causas de las NP son la DM2, el consumo de alcohol, los déficits nutricionales (vitamina b12, tiamina, folato), infecciosas (VIH), autoinmunes (vasculitis, LES, AR) y para-neoplásicas (cáncer de pulmón, linfoma, mieloma múltiple) (6).

Aproximación clínica ¿Frente a qué sintomás sospechar una Neuropatía periférica?
La disfunción de los nervios periféricos se manifiesta clínicamente por síntomas y signos sensitivos, sensitivo-motores,y/o autonómicos(7).Frente a un paciente con síntomas neurológicos periféricos lo primero es descartar que la causa se encuentre en el sistema nervioso central (tumores cerebrales, accidentes vasculares, lesiones de la médula espinal, etc.) y para esto deben buscarse síntomas y signos actuales o remotos que orienten en este sentido, como alteración de habla o comprensión, alteraciones visuales, signos de compromiso cerebeloso o compromiso de conciencia(8).Luego evaluar el predominio de los sintomas : motores, sensitivos, sensitivos-motores y/o autonómicos.

En los casos en que los síntomas sean motores aislados (sin síntomas sensitivosasociados), se deben excluir patologías neuromusculares y musculares, que no se asocian a disfunción de la sensibilidad inicialmente, como enfermedades de las moto-neuronas, miopatías y desordenes de la unión neuromuscular(9), como la esclerosis lateral amioatrofica, la polimiositis, la dermatomiositis, las distrofias musculares o la miastenia gravis.

En las NP los síntomas sensitivospueden dividirse en síntomas sensitivos neuropáticos positivos (SSNP) y síntomas sensitivos neuropáticos negativos (SSNN)(1) (8) y se presentan inicialmente en las manos y los pies (“en guante o calcetín”), y luego progresan hacia proximal. Los SSNP pueden ser hormigueo, sensación de aumento de volumen o hinchazón, pinchazos, clavadas, picazón, sensación de bandas apretadas en tobillos o muñecas, y los SSNN pueden ser hipostesia o anestesia, alteraciones de la propiocepción que se manifiestan en desbalance y alteración de la marcha, y disminución de la sensibilidad a la temperatura.

Otro síntoma muy común de las NP es el dolor, que es distal y descrito como ardor, dolor urente, quemante o lancinante, en ráfagas o como corriente. Además puede haber alodinia (disconfort o dolor frente a estímulos que normalmente no causarían dolor), hiperalgia (dolor exagerado con estímulos que normalmente evoca niveles menores de disconfort o dolor) y disestesias (sensaciones anormales desagradables).

Los síntomas motoresacompañados de SSNP, SSNN o dolor, suelen ser distales al comienzo y progresar hacia proximal,pueden expresarse como debilidad y atrofia muscular, inestabilidad de la marcha, alteración de la motilidad fina de las manos, calambres y fasciculaciones. Luego al agregarse compromiso proximal, se puede manifestar como dificultad para levantarse de la silla,  subir escaleras o elevar los brazos(6).

Los síntomas autonómicos pueden presentarse aisladamente o junto a compromiso sensitivo o sensitivo-motor y pueden afectar distintos sistemas y funciones (1). La saciedad precoz, la constipación o diarrea pueden asociarse a compromiso del sistema autonómico gastrointestinal; el ortatismo, mareos y síncope del sistema cardiovascular; la disfunción eréctil y alteraciones de la micción del sistema genito-urinario y la xerostomía, xeroftalmia, alteraciones de la sudoración de las mucosas y la piel.

Resumen:
La distribución simétrica y distal de síntomas sensitivos o sensitivo-motores y/o el compromiso del sistema nervioso autonómico debe hacernos sospechar que estamos frente a una alteración de los nervios del sistema nervioso periférico y debemos ser activos en buscar las principales etiologías que pueden ser fácilmente diagnosticadas y manejadas en atención primaria.

Bibliografía

1.Burns J, Mauermann M. An easy approch to evaluating peripheral neuropathy.The Journal of family practice.  2006 (55):10.
2. Azhary H,  Farooq M, et al. Peripheral Neuropathy:Differntial Diagnosis and Management. Am Fam Physician 2010;81(7):887-892.
3. Hughes RA. Peripheral neurophaty. BMJ 2002;324(7335):466-469.
4. Martyn CN, Hughes RA. Epidemiology of peripheral neuropathy. J Neurol Neurosurg Psychiatry.1997;62(4):310-318.
5. Davies M, Brophy S, William R, Taylor A. The prevalence, severity and impact of painful diabetic peripheral neuropathy en type 2 diabetes. Diabetes Care.2006;29(7):1518-1522.
6. Poncelet A. An Algorithm for the Evaluation of Peripheral Neuropathy.AmFam Physician 1998; 57(4):755-64.
7. England, J. Distal symmetric polyneuropathy: A definition for clinical research: Report of the American Academy of Neurology, the American Association of Electrodiagnostic Medicine, and the American Academy of Physical Medicine and Rehabilitation. Neurology 2005 64: 199-207.
8. Figueroa JP, Mellado P. Polineuropatías. Temas de medicina  interna. (escuela.med.puc.cl).
9. Burns T, Mauermann M. The evaluation of Polyneuropathies.Neurology Clinical Practice 2011;76 (Suppl2):S6-S13.