PATALETAS: ¿QUÉ SON, Y QUÉ HAY DETRÁS DE ELLAS?

Autor: Dra. Francisca Figueroa L. Médico Familiar PUC.
Editor: Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC.

INTRODUCCIÓN

Se estima que en el 23% de las consultas infantiles en atención primaria surgen temáticas relacionadas con problemas emocionales, conductuales, o del desarrollo (1). Un tema recurrente son las pataletas; las que se definen como una expresión conductual intensa, y caracterizada por llantos, gritos, y comportamientos “primitivos” (2).

Las pataletas son un fenómeno NORMAL durante la edad preescolar en niños y niñas. Aparecen entre los 12 meses y los 5 años de edad; con un peak de presentación entre los 18 y 48 meses (3, 4, 5).

Pese a su normalidad, existe una gran variabilidad en la forma en la cual las pataletas se presentan. Hasta un 15% de los niños de 1 año muestran pataletas a diario, mientras que otro grupo nunca llegará a desarrollarlas (3, 4).

 

FASES DE UNA PATALETA

El gráfico 1 resume las fases descritas para una pataleta (5). Estas se caracterizan por:

  • Fase inicial: en toda pataleta puede identificarse un desencadenante (interno o externo), que actúa como su gatillante. Usualmente son problemas asociados a la autonomía del niño, o a la incapacidad que presenta para darse a entender a sus cuidadores.
  • Fase media: surge en respuesta al desencadenante, y se caracteriza por un aumento de las emociones (lento o rápido), que culmina con un peak emocional. Esta fase se caracteriza por una pérdida del control del niño, su incapacidad de razonar o comunicarse, y una descarga explosiva de tensión.
  • Fase de resolución: ocurre luego de la descarga de tensión, y se caracteriza por una  emocionalidad que comienza a disminuir y que conduce al niño a la calma. Es aun un período frágil, en el cual la calma llega lentamente pero en el que fácilmente se puede experimentar una vuelta a la etapa anterior. Es el momento de tomar al niño y hacerlo sentir seguro.

 

Gráfico 1: Fases de una pataleta (5):

 

¿QUÉ HAY DETRÁS DE UNA PATALETA?

Para comprender una pataleta es relevante recordar los elementos que caracterizan el desarrollo de un niño en edad preescolar.

  • Un preescolar sano es capaz de desplegar conductas motoras cada vez más complejas; se moviliza por su cuenta, se encarama, salta, y trepa a diferentes estructuras.
  • Sus logros en el área motora se acompañan de un fuerte sentimiento de libertad y autonomía, que el niño no había experimentado hasta la fecha.
  • Con el desarrollo del lenguaje en paralelo, el preescolar comienza a comprender el sentido de la palabra “no”. Esto coincide con el oposicionismo propio de esta edad, que tiene como funciones: permitirle su definición como persona individual; experimentar/ jugar en el mundo que lo rodea; y descubrir sus límites. Es la forma en la cual el niño internaliza sus aprendizajes (6, 7). 
  • Pese a sus avances en los campos motores y del lenguaje, el desarrollo del preescolar no le permite aún ser tolerante, tener paciencia, ver los peligros de su entorno, comprender el punto de vista de otra persona (como los padres por ejemplo), ni experimentar el autocontrol.

Todas las características descritas determinan que, bajo ciertas circunstancias, los niños “se desborden” de alguna emoción (por ejemplo frustración), y que esto se traduzca en una expresión conductual disruptiva que conocemos como pataleta (2, 5).

La pataleta representa la pérdida de control del niño consigo mismo, y NO la ganancia de control sobre la madre o el padre (5).

 

REGULACIÓN EMOCIONAL DEL PREESCOLAR Y SU ROL EN LAS PATALETAS:

La regulación emocional es la capacidad que tenemos de identificar, evaluar y manejar nuestras reacciones emocionales; de modo que es una habilidad fundamental para establecer relaciones con los demás. 

La regulación emocional inicia su desarrollo formal cerca de los 18 meses de edad, por lo cual a edades más tempranas los niños no logran contener el flujo de emociones que reciben frente a determinadas hechos, y pueden desbordarse con reacciones intensas. Las pataletas no son más que la manifestación visible de ese desborde.

En el período en el cual la regulación emocional se está desarrollando es fundamental el rol de los padres y cuidadores. El niño requiere de un adulto capaz de “leer” su desborde emocional,  comprenderlo como tal, y actuar en consonancia. Esto implica ayudarle a identificar y nombrar sus emociones, a calmarlo y confortarlo, y a regularlo día a día (6). 

 

RESUMEN

Las pataletas representan la pérdida de control del niño consigo mismo, y no una ganancia de control sobre sus padres.
Son un fenómeno normal y esperable en la edad preescolar, y encuentran su sustrato en el desarrollo neurobiológico, psicológico y social que caracteriza a quienes viven esta etapa de la infancia.

El conocimiento cabal e integral de los distintos aspectos del desarrollo infantil permite entender el desborde emocional que experimentan los niños, y dar así a las pataletas el significado que efectivamente tienen. Es el primer paso para orientar a padres y cuidadores en relación a su manejo; tema en el cual profundizaremos en el próximo artículo.

 

REFERENCIAS

1.-Cooper et al. Running out of time: physician management of behavioral health concerns in rural pediatric primary health care. Pediatrics 2006;118;e132-e138.
2.-Banks Childhood discipline: challenges for clinicians and parents. American family physician. 2002;66(8): 1447-1453
3.-Hale et al. Emotional and behavioral problems in children. Summary of a round-table discussion. Pediatrics. 1960; 26(4): 700-715 
4.-Baker R. Manual de asistencia primaria en pediatría.  Ed. Masson Little. Brown, S.A.  Barcelona 1997. 
5.-Material de apoyo Programa de estimulación del Desarrollo Infantil “juguemos con nuestros hijos”. Cesfam- ANCORA Juan Pablo II, La Pintana. 2009
6.- Céspedes A. niños con pataleta, adolescentes desafiantes. Como manejar los trastornos de conducta en los hijos. Ed Vergara, Chile. 2007.