¿ES SEGURO PARA MI HIJO LA VACUNACIÓN CONTRA INFLUENZA HUMANA?

 
Autor: Dra. Paulina Beca C. Residente Medicina Familiar PUC.
Editor: Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC.

 

INTRODUCCIÓN

Influenza humana, pandemia 2009:

En abril del 2009 la OMS declaró un estado de pandemia de influenza humana A (H1N1). Chile notificó desde entonces 368.118 casos sospechosos (1)
Durante la pandemia el grupo etáreo con mayor incidencia de contagio en Chile fueron los escolares (4.500 /100.000 habitantes), sin embargo los casos de mayor gravedad se concentraron en el grupo de adultos mayores de 60 años y en los menores de 5 años (1).  Sólo un 0,56% de los casos sospechosos fueron hospitalizados; 57% de los cuales tenían alguna co-morbilidad reportada. La letalidad reportada fue baja (153 defunciones, letalidad 0,04%) y 10 veces más alta en adultos mayores de 60 años (2).

Influenza humana, situación 2010:
Durante el presente año se sigue observando casos de influenza humana, sobretodo en el Caribe y Sudeste Asiático. En Chile la actividad del virus ha sido menor a lo esperado (3).

Las primeras 27 semanas mostraron en Chile un actividad baja; predominando los casos de influenza humana A (H1N1), con 215 casos notificados; versus 14 casos de influenza estacional H3N2 y 13 de influenza B (1).
De los 215 pacientes notificados como casos de influenza humana A (H1N1), 67 han evolucionado hacia una infección respiratoria grave; y se han reportado 5 fallecimientos (todos pacientes con alguna co-morbilidad) (1)

 

VACUNA INFLUENZA:

La composición de las vacunas contra la influenza varía anualmente de acuerdo a la vigilancia epidemiológica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) (1,4).
La vacuna estacional suele ser polivalente (3 virus), pero para anticipar la eventual epidemia de este año en la cual el grueso de casos esperados correspondería a  personas afectadas por el virus A (H1N1) se elaboró una vacuna monovalente. Esta vacuna no protege contra los virus de la influenza estacional (1,4).

En Chile, hay 2 vacunas disponibles: una trivalente (que incluye el virus pandémico y los estacionales) y otra monovalente contra la influenza A (H1N1). Esta última, en función de las características de la epidemia esperada, es la que compró y distribuyó el Ministerio de Salud de Chile (MINSAL), priorizando a los grupos más vulnerables (1,4).
                                                               

 
EFECTIVIDAD Y EFECTOS ADVERSOS DE LA VACUNA MONOVALENTE
Dado que la vacuna contra el virus influenza A(H1N1) es tan nueva, la evidencia disponible respecto de su eficacia y efectos adversos es escasa, y la respuesta definitiva la observaremos con el correr del tiempo.

1.-Efectividad (5)

Un estudio randomizado controlado (ERC) realizado en Australia evaluó la efectividad de la vacuna medida en niños de entre 6 meses y 9 años de vida; y comparó el efecto de distintas dosis, y del uso de refuerzos (4). El outcome medido en este ERC fue el “aumento en títulos de anticuerpos > 1:40”; nivel que se considera como generador de inmunidad. Los resultados mostraron:

    1. 92,5% de niños con títulos adecuados al utilizar una dosis única de 15 µgr
    2. 97% de niños con títulos adecuados al utilizar  una dosis única de 30 µgr.
    3. 100% de niños con títulos adecuados al recibir una dosis y un refuerzo.

Pese a que estos datos son alentadores, es importante considerar que el outcome estudiado no corresponde al total de pacientes en los que la vacuna evitará la enfermedad, sino sólo a quienes alcanzan un nivel de anticuerpos considerado como adecuado; y que por lo tanto se espera que no se contagien o que la manifestación de la enfermedad sea más leve.
No existe hasta la fecha evidencia disponible con respecto a la efectividad de la vacuna para prevenir la enfermedad, o disminuir su severidad.

2.- Efectos adversos (5):

El mismo estudio analizó los efectos adversos de la vacuna, concluyendo que no hubo ningún fallecido, y que los efectos adversos fueron en su mayoría inexistentes o locales, y habitualmente leves (edema, dolor o eritema en el sitio de punción); con independencia de la dosis recibidas, y de la existencia o no de un refuerzo.
Las reacciones adversas sistémicas (fiebre, irritabilidad, diarrea, náuseas o vómitos, pérdida apetito, decaimiento, mialgias, cefalea) también fueron en su mayoría inexistentes o leves.
Algunos ensayos de inmunogenicidad en adultos han reportado que la vacuna podría desencadenar un cuadro tipo “síndrome gripal”; probablemente en respuesta a los antígenos gripales que ella contiene, y que estimulan la liberación de interferón gama y citoquinas (responsables de causar fiebre, cefalea, mialgias de severidad leve a moderada) (6,7,8).
Un ERC australiano (6), realizado en adultos, reportó esta reacción en el 53,8% de los paciente que recibieron una dosis de la vacuna monovalente con coadyuvante (vacuna comercial); cifra que se reducía si la vacuna no incluía el coadyuvante.

Al igual que con toda vacuna las reacciones alérgicas son complicaciones potenciales. Ambas vacunas, mono y trivalente, contienen virus particulado (“split vaccine”) que serían fracciones purificadas de antígenos, y son elaboradas en huevo de gallina embrionado; por lo tanto la única contraindicación formal para su uso es la hipersensibilidad inmediata al huevo (urticarias, shock anafiláctico, angioedema). Para estos pacientes existe una vacuna elaborada en cultivos celulares (Flumist® intranasal), disponible en EE.UU (9,10).

Con respecto al timerosal, y pese a que no es objetivo de esta revisión analizar sus eventuales efectos adversos, es importante recalcar que esta vacuna no lo incluye como coadyuvante (4).

 

CONCLUSIÓN Y COMENTARIOS

La pandemia de influenza humana A (H1N1) declarada el 2009 sigue vigente en el mundo y en Chile. Aún así, la actividad del virus se ha mantenido baja en el país hasta la fecha.
Las vacunas anti-influenza estacionales no protegen a la población contra esta nueva cepa, por lo que ha sido necesario elaborar una nueva vacuna. Este año 2010 el MINSAL distribuyó una vacuna monovalente A (H1N1) que, según estudios preliminares, es segura y potencialmente efectiva.

No hay evidencia hasta la fecha que confirme la efectividad real de la vacuna para prevenir la enfermedad en la población, o disminuir su severidad. La efectividad potencial de la vacuna se basa en estudios en los cuales se mide los títulos de anticuerpos en personas vacunadas, outcome en el cual la vacuna se ha comportado de manera satisfactoria.

La escasa literatura disponible, dado el corto tiempo de uso que lleva esta vacuna, la reporta como segura; con pocos efectos adversos y en general leves. Su única contraindicación formal de uso es la hipersensibilidad inmediata al huevo.

 

REFERENCIAS

  1. www.pandemia.cl/templates/pandemia/documentos/Informe del 14 julio 2010.pdf
  2. Perret, C “Influenza a un año ¿Qué podemos decir ahora?”. Rev Chil Infect 2010, 27 (2): 144-147.
  3. http://virus.med.puc.cl/virus_respiratorios/inicio.html
  4. MMWR Julio 2009, ACIP CDC
  5. Nolan T., McVernon J., Greenberg M. and cols. “Inmunogenicity of a Monovalent 2009 Influenza A(H1N1)  Vaccine in Infants and Children” JAMA, January 6, 2010-Vol 303 (1):37-46.
  6. Greenberg M., Lai M.,Hartel G., Wichems C., y cols. “Response to a Monovalent 2009 Influenza A(H1N1) Vaccine”. N Engl J Med 2009 (361): 2405-13.
  7. Zhu F., Wang H., Fang H., y cols. “A Novel Influenza A(H1N1) Vaccine in Various Age Groups”. N Engl J Med 2009 (361): 2414-23.
  8. Clark T.,Pareek M., Hoschler K., Dillon H y cols. “Trial of 2009 Influenza A(H1N1) Monovalent MF59 Adjuvanted-Vaccine”. N Engl J Med 2009 (361): 2424-35.
  9. Plotkin S, Orenstein W, Offit P, “Vaccines”. 5th edition 2008. Saunders Elsevier, Philadelphia, USA. Pp: 157-176. 
  10. Opinión de experto, Dr. José Cofré Guerra, Pediatra Infectólogo, Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna SSMO.