¿SON EFECTIVAS LAS ALARMAS PARA El  TRATAMIENTO DE LA ENURESIS INFANTIL?

Autor: Dra. Pamela Rojas G. Docente Departamento de Medicina Familiar UC.

 

INTRODUCCION

La enuresis se ha definido como la pérdida involuntaria de orina, en ausencia de una condición orgánica que la explique, y a una edad en la cual se espera que este control ya se haya establecido. Por consenso esta edad se ha establecido a los 5 años (1, 2)

Con frecuencia los padres de niños afectados por una enuresis consultan luego de haber fracasado con alguna intervención previa, y bajo una carga emocional importante. La enuresis genera culpas, castigos, discusiones, e incluso aislamiento en los niños que la padecen. Suelen no hablar de esta condición con sus compañeros, por temor a las burlas; evitan dormir en casas de sus amigos o familiares para no exponerse a la vergüenza de mojar la cama frente a ellos, y no comparten en campamentos ni otras actividades similares (3)
Muchos padres se enfrentan a esta situación con rabia, reforzando la culpa que los niños ya perciben, o incurren incluso en conductas castigadoras; lo que en ningún caso resuelve el problema.

Hasta la fecha los tratamientos más utilizados y estudiados incluyen los abordajes conductuales, y el uso de fármacos como tricíclicos y desmopresina. Los estudios incluyen terapias tradicionales y complementarias; y la efectividad de cada una de ellas ha sido estudiada y comparada por diversas revisiones sistemáticas (4, 5, 6, 7, 8)
Los últimos años nos hemos enfrentado a una nueva herramienta terapéutica; las alarmas. Estas, producto de los estudios publicados, y de una disminución en sus costos han comenzado a popularizarse en nuestro país. Este artículo revisará la evidencia disponible en relación a su efectividad.

 

ALARMAS DE ENURESIS ¿SON EFECTIVAS?

Las alarmas de enuresis corresponden a sensores de humedad que detectan el momento en el cual los niños se orinan, emitiendo por lo general un sonido o una vibración.
Existen alarmas cuyo sensor se conecta en la ropa interior del niño, y otras que lo hacen a una sabana que se ubica sobre la cama. En ambos casos la alama persigue hacer consciente al niño que la vejiga está llena y, en vez de provocar el vaciamiento, inhibirlo (9, 10)

Una revisión sistemática Cochrane (RS) de 56 estudios de regular y mala calidad (3257 niños; 2412 tratados con alarmas de enuresis) evaluó la efectividad del uso de alarmas (10). Los resultados de esta revisión mostraron:

  1. Alarmas v/s no tratamiento:
    1. Mientras la alarma está en uso:

      i. Tasa de éxito (14 noches consecutivas sin orinarse): 2/3 de los niños tratados v/s 4% de los no tratados.
      ii. RR de fracaso: 0.38, IC 95% 0.33 a 0.45
    1. Luego de finalizar el tratamiento:

      i. Tasa de fracaso o recaída: 55% grupo tratado v/s 99% de los no tratados
      ii. RR 0.56, IC 95% 0.46 a 0.68.
  1. Alarmas versus otras drogas:

 Una RS publicada en el Clinical Evidence sugiere que Desmopresina y Tricíclicos son efectivos, al compararlos con placebo, en reducir el número de noches en las cuales los niños se orinan. Con ambos fármacos, sin embargo, este resultado cesa al suspender su uso (11)
Al comparar el efecto de las alarmas con ambos fármacos la revisión Cochrane sugiere:

    1. Alarmas de enuresis versus Desmopresina:

      La evidencia disponible hasta la fecha es controversial, y se basa en estudios pequeños. Revisiones anteriores, sin embargo, sugieren que a diferencia de lo que ocurre con las alarmas la efectividad de desmopresina se mantendría sólo mientras el tratamiento está en uso (5, 11)
    1. Alarmas de enuresis versus Tricíclicos:

      - Tasa de éxito (14 noches consecutivas sin orinarse): La revisión Cochrane sugiere que las alarmas no son mejores que tricíclicos en lograr noches secas en los niños (RR 0.59, IC 95% 0.32 a 1.09)
      - Tasa de fracaso o recaída: 58% grupo tratado con alarmas v/s 100% de los tratados con tricíclicos (RR 0.58, IC 95% 0.36 a 0.94)

 

Conclusiones

La evidencia actual da cuenta que las alarmas de enuresis son efectivas en reducir las noches mojadas en población infantil; sin embargo las revisiones no muestran diferencias consistentes entre sus resultados y el obtenido con aquellos fármacos que con mayor frecuencia se utilizan en el tratamiento de la enuresis.
A diferencia de lo que ocurre con el uso de fármacos, cuyo efecto cesa al suspender su uso; las recaídas al suspender el uso de alarmas son significativamente menores. Ésto, sumado a los potenciales efectos adversos de los primeros, las convierten en una buena herramienta terapéutica, y que debe ser considerada con más énfasis en el tratamiento de estos pacientes.

 

REFERENCIAS:

  1. American Psychiatric Association. Functional enuresis. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 3rd Edition. Washington: American Psychiatric Association, 1980
  2. WHO. Nonorganic enuresis. In: WHO editor(s). The ICD-10 classification of mental and behavioural disorders: Clinical descriptions and diagnostic guidelines. Geneva: WHO, 1992.
  3. Butler RJ, Redfern EJ, Forsythe WI. The child’s construing of nocturnal enuresis: a method of inquiry and prediction of outcome. J Child Psychol Psychiatr 1990; 31: 447–54
  4. Glazener CMA, Evans JHC, Peto RE. Tricyclic and related drugs for nocturnal enuresis in children. Cochrane Database of Systematic Reviews 2003, Issue 3.
  5. Glazener CMA, Evans JHC. Desmopressin for nocturnal enuresis in children. Cochrane Database of Systematic Reviews 2007, Issue1
  6. Glazener CMA, Evans JHC. Simple behavioural and physical interventions for nocturnal enuresis in children. Cochrane Database of Systematic Reviews 2004, Issue 2
  7. Glazener CMA, Evans JHC, Peto RE. Complex behavioural and educational interventions for nocturnal enuresis in children. Cochrane Database of Systematic Reviews 2004, Issue 1
  8. Glazener CMA, Evans JHC, Cheuk DKL. Complementary and miscellaneous interventions for nocturnal enuresis in children. Cochrane Database of Systematic Reviews 2005, Issue 2.
  9. Aránguiz C, Velástegui C. Enuresis Nocturna. E-book Medicina Familiar UC. http://cursos.puc.cl/medfabuc-1
  1. Glazener, C.M.A. Evans JHC Peto RE (last update 2007) Alarm interventions for nocturnal enuresis in children (Cochrane Review). Cochrane Database of Systematic Reviews 2005, Issue 2.
  2. Kiddoo D. Nocturnal enuresis. Clin Evid (Online). 2007 Oct 1;2007.