Reforma de Salud de EEUU y Atención Primaria de Salud


Autor: Dr. Joaquín Montero L. Docente Departamento Medicina Familiar UC.

Introducción

La necesidad del cambio en el modelo de atención sanitaria en EEUU es una historia larga. El presidente Bill Clinton en su campaña de 1992 se comprometió a realizar una reforma a la salud y siendo presidente al año siguiente mandó al Congreso un paquete de medidas legales que iban en este sentido, las que finalmente fueron frustradas. Entre otras medidas,  proponía un plan amplio de cobertura universal para toda la población y exigía a todos los empleadores proveer un seguro de salud a través de un modelo de HMO (Health Maintenance Organization) competitivo pero regulado estrictamente. Distintos grupos se oponían a esta reforma: tanto políticos, como gremiales, por ejemplo  la AMA (American Medical Association) y económicos tales como la Industria Farmacéutica y la de los Seguros.

La necesidad seguía latente y distintos grupos seguían buscando un cambio. Esta necesidad del cambio la recogió el ACP (American College of Physicians) el cual explicitó su postura en el Annals of Internal Medicine el año 2008(1). Dicha propuesta apuntaba al acceso universal, a una medicina mas  centrada en la persona y un mayor énfasis en cuidado de salud, entregado por médicos generalistas, elementos que se encuentran en  la reforma actual que finalmente fue aprobada recientemente.

Es por eso que el triunfo de la iniciativa de reforma impulsada por el Presidente Obama tiene un gran significado, no solo  para la población de los EEUU, sino también para la industria de la salud, para los aseguradores y para profesionales de la salud, especialmente para los médicos de atención primaria (principalmente médicos generales y familiares) porque esta reforma marca un hito que apunta a un  cambio mayor a favor de volcarse a las necesidades de las personas a través de la atención primaria.

¿Porque era necesaria una reforma en EEUU?

La reforma busca  mejorar los pobres resultados sanitarios de los EEUU, con mayor  eficiencia y equidad. Además busca contener el enorme gasto en salud. La OMS muestra en sus estadísticas mundiales del 2008(2), que EEUU en el 2006 gastaba en salud por persona 6.714 dólares y 15,3% de su producto interno bruto iba a salud. A modo de comparación  en Chile se gastaba 697 dólares por persona lo que representaba un 5,3% del PIB,  sin embargo los hombres y mujeres chilenos superan la expectativa de vida al nacer en 8 y 10 años a los de EEUU.

No podemos negar que  EEUU cuenta con una medicina de excelencia en término del manejo específico de ciertas enfermedades, pero los resultados poblacionales en términos preventivos son pobres, la atención primaria existe pero es débil y tienen un grave problema de acceso a la atención, con  46 millones de personas (14% de la población) que no pueden acceder por no contar con seguro médico.

 ¿Qué cambios son los que aporta la reforma?

La reforma es un conjunto complejo y extenso de cambios en la práctica administrativas de la salud, en la forma y la extensión de los seguros para las personas y de cambios en  algunos aspectos de la práctica médica, estableciendo incentivos y beneficios para ciertos profesionales.

Beneficios a las personas: Introduce incentivos y nuevas regulaciones en el mercado asegurador para ampliar la cobertura; incorporando a cerca de 30 millones de personas con lo que se pasa de un 86 a un 95% de la población con residencia legal protegida por algún tipo de seguro de salud. Además reduce las limitaciones que perjudicaban a las personas tales como prexistencias y limitaciones en el gasto, generando  un fondo para cubrir a  las personas con alto riesgo (una especie de seguro catastrófico) y de esa manera impedir que  sean rechazadas por el seguro(3).

Enfoque del cuidado médico: La reforma busca fortalecer el cuidado primario “primary care”, facilitar el acceso a los médicos generalistas como internistas, pediatras y médicos familiares. Se busca favorecer  acciones preventivas de efectividad demostrada, agilizar el manejo de las demandas  por mala práctica; así como también  un mayor control del fraude.

Estímulo a los profesionales: Se busca fomentar la especialización para el “primary care”  (atención primaria) entregando incentivos como el pago de los créditos universitarios y becas, pagando  mejor la atención médica realizada por generalistas con un aumento en un 10% del valor  de los bonos de los pacientes que pertenezcan a Medicaid (seguro de salud  para los más pobres) y Medicare (seguro de salud para los adultos mayores), algo similar al nuestro sistema de  Fonasa libre elección. Además favorece la formación de enfermeras. (4)

Conclusiones

Si bien todavía hay muchas dudas como operará la reforma  y como será la implementación de las distintas propuestas, desde el punto de vista de la importancia relativa que se le asigna a la atención primaria y a los médicos “generalistas” es muy valiosa. Ellos son el pilar de la misma y se les asigna un rol clave para fortalecer la salud de la población, mejorar sus expectativas de vida a un costo razonable. Es reconfortante para los que están dedicando su vida a la APS y la salud familiar constatar la importancia que se le asigna en el nuevo modelo de salud que se busca.

Referencias:


1.- American College of Physicians Position Paper. Achieving a High-Performance Health Care System with Universal Access: What the United States Can Learn from Other Countries.  Ann Int. Med. , 2008; 148: 55-75

2.- Organización Mundial de la Salud. http://www.who.int/countries/chl/es/ accesado 15 de Abril 2010

3.-Jennings C. Implementation and the Legacy of Health Care Reform. NEJM.  March 31st, 2010. http://healthcarereform.nejm.org/?p=3251&query=TOC Accesado 15 de Abril 2010

4.- White B. How Health Care Reform will affect Family Physicians. American Family Physician. March 2010. On line: http://www.aafp.org/online/en/home/publications/journals/fpm/preprint/reform.html