Hemoglobina Glicosilada para el Diagnóstico de DM

Autor: Dra. Luz Montero. Docente Departamento de Medicina Familiar.


Introducción

La hemoglobina glicosilada corresponde a la modificación no enzimática de la hemoglobina por la adición de residuos de glucosa; a mayor glicemia, mayor glicosilación de la hemoglobina. Como consecuencia de este proceso, se generan tres tipos de hemoglobina glicosilada : HbA1a, HbA1b y HbA1c. La hemoglobina glucosilada A1c (A1c), es la  que tiene adherida una molécula de glucosa. La determinación de A1c, expresada como porcentaje del total de hemoglobina, es un examen  clínico ampliamente difundido que se emplea para estimar el promedio de glicemia de un individuo durante los últimos 120 días (1).
Sus principales aplicaciones prácticas están en la atención de pacientes con diabetes y son: documentar el grado de control glicémico del paciente individual, servir como marcador de riesgo para aparición de complicaciones crónicas de la Diabetes (retinopatía, neuropatía, enfermedad macrovascular) y valorar la calidad de la atención a pacientes diabéticos por los sistemas de salud (3-4).

Recomendación actual de la Asociación Americana de Diabetes

Históricamente el diagnóstico de Diabetes Mellitus (DM) se ha realizado por la medición de la glicemia,  ya sea como una glicemia al azar sobre 200mg/dl acompañada de síntomas, o dos glicemias en ayunas sobre 126 mg/dl o por una glicemia sobre 200mg/dl a las 2 horas post carga de 75 g de glucosa (5)
Sin embargo la Sesión Científica Nº 69 de la Asociación Americana de Diabetes realizada durante el 2009 discutió el rol de la Hemoglobina Glicosilada A1c  en personas no embarazadas llegando a la siguiente recomedación de expertos:

El diagnósticos de DM debiera realizarse basado en una Hemoglobina Glicosilada A1c mayor o igual a 6.5 %, sin la necesidad de medir la glucosa plasmática.
Las recomendaciones del Comité Internacional de Expertos (ADA 2009) para el diagnóstico de diabetes se pueden  resumir de la siguiente manera (6):

  1. La Hemoglobina Glicosilada A1c (Hb A1c) en un método preciso para medir los niveles de glicemia crónicos y se correlacionada adecuadamente con el riesgo de desarrollar complicaciones diabéticas.
  2. LA HbA1c tiene grandes ventajas en relación con las otras mediciones de la glicemia.
  3. Se debe diagnosticar diabetes con un valor mayor o igual a 6.5%. Debe confirmarse repitiendo el examen 1 vez. La confirmación no es necesaria en sujetos sintomáticos con glicemia > 200 mg/dl.
  4. Si no es posible realizar Hb A1c, otros métodos de diasgóstico son aceptables (2 glicemias en ayunas o TTG).
  5. La HbA1c está indicada en niños con sospecha de diabetes y que no presentan los síntomas clásicos o que no presentan una glicemia al azar sobre 200 mg/dl.
  6. El riesgo de diabetes basado en los niveles de glicemia es un continuo y no se ha encontrado el nivel glicémico inferior exacto en el cual el riesgo comienza.
  7. Todos aquellos pacientes con niveles entre 6 y 6.5%  poseen alto riesgo de desarrollar diabetes, por lo que  deben recibir intervenciones preventivas efectivas.
  8. La clasificación en pre-diabetes o sub-diabetes es problemática ya que sugiere que todos esos pacientes desarrollaran diabetes lo que no es necesariamente cierto.


Algunas Precauciones (7)


Sin embargo existen algunos factores importantes a considerar al utilizar este examen: por un lado existe una heterogenicidad poblacional que puede afectar los niveles de HbA1c, lo que implica que no todos los individuos con HbA1c similares van a tener la misma glicemia plasmática. Por otro lado algunas condiciones clínicas pueden afectar los resultados tales como: diferentes tipos de anemia, hemoglobinopatías, reticulocitosis, enfermedad renal o hepática, pacientes transfundidos o que reciben eritropoyetina.


Resumen


La Hemoglobina Glicosilada A1c en un método preciso para medir los niveles de glicemia crónicos y se correlacionada adecuadamente con el riesgo de desarrollar complicaciones diabéticas. Su toma es sencilla ya que no requiere ayuno aunque tiene mayor costo que la glicemia plasmática. Se encuentra disponible en nuestro país para el control de pacientes diabéticos, pero no aún para el diagnóstico de esta patología.

 
Referencias

  1. Nathan DM, Singer DE, Hurxthal K, et al. The clinical information value of the glycated hemoglobin assay. N Eng J Med 1984;310:341-46
  2. American Diabbetes Association. Standards of medical care in diabetes-2010. Diabetes Care 2010; 33(suppl 1):S11-S61
  3.  Sacks DB, Bruns DE, Goldstein DE et al. Guidelines and recommendations for laboratory anaylisis in the diagnosis and management of diabetes mellitus. Clin Chem 2002;48:436-72
  4. Guía Clínica GES: Diabetes Mellitus tipo 2. 2006. MINSAL. www.minsal.cl
  5.  American Diabetes Association. Tests of glycemia: Position Statement. Diabetes care 2000;23(Suppl 1):S80-2
  6. Nathan DM. International Expert Committee Report on the Role of the A!C Assay in the Diagnosis of Diabetes. Diabetes Care 2009; 32:1327-1334.
  7. 7. Zachary B. A1C: Recommendations, Debates and Questions. Diabetes Care 2009;32: e141-145.