ALCOHOL Y APS: ¿INTERVENCIONES BREVES?

Autor: Dra. Isabel Mora M. Residente Medicina Familiar UC.
Editor: Dra. Luz  Montero O. Docente Medicina Familiar UC.

Introducción

Como vimos en el artículo anteriors el consumo de alcohol fue el responsable del 4% de la carga mundial de morbilidad, sólo después del tabaquismo (4,1%) y de la hipertensión arterial (4,4%); y en la Región de las Américas(2), contribuye con la mayor proporción relativa de mortalidad y años de vida perdidos por muerte prematura o discapacidad. En Chile, el análisis sobre mortalidad atribuible a factores de riesgo posiciona al alcohol en el tercer lugar, y corresponde a la cuarta causa de AVISA(3). A pesar que la prevalencia de su consumo ha disminuido en forma global desde el año 2006 al 2008 en nuestro país (58,1% y 49,8% respectivamente)(4), sigue siendo aún causa de serios problemas y daños sociales, mentales, físicos y emocionales, con elevados costos para la sociedad, y con consecuencias perjudiciales no sólo para el consumidor sino también para quienes lo rodean. El riesgo de sufrir las consecuencias negativas del alcohol se incrementa proporcionalmente con la cantidad consumida, sin que existan evidencias de un efecto umbral(5). Ante esta situación, quienes trabajamos en APS estamos en una posición privilegiada para poder identificar e intervenir cuando se presentan pacientes cuyo consumo de alcohol es peligroso o perjudicial para su salud. Pero ¿qué podemos hacer?

Intervenciones Breves

Una vez que hemos detectado un consumo de riesgo o perjudicial en un paciente muchas veces no sabemos que conducta tomar.
En el contexto de APS se han estudiado las Intervenciones Breves (IB) – versus otros tipos de intervención - como método de acción frente al consumo de riesgo y perjudicial de alcohol. Éstas se definen como “cualquier consulta de carácter terapéutico o preventivo de corta duración (1 a 5 sesiones) llevada a cabo por algún profesional de la salud, con el objetivo de reducir el nivel de consumo(8).

Se han realizado varias  revisiones sistemáticas (8-11) que evalúan la efectividad de éstas intervenciones, llegando a las  siguientes conclusiones:

- En usuarios pesquisados por algún método de screening como bebedores de riesgo o perjudiciales, las IB de 5 a 15 minutos, en un seguimiento de 6 a 12 meses, acompañadas de material escrito, tendrían el potencial de reducir significativamente el consumo de alcohol en comparación con no hacer intervención alguna, y estos efectos positivos se mantendrían por al menos 1 año.

- La intervención sicológica extendida, en comparación a la IB, se asoció a una mayor reducción del consumo de alcohol, pero en forma no significativa.

- Al comparar la Entrevista Motivacional (EM) como tipo de IB versus control o versus otros tratamientos (consejo directivo-confrontacional, tratamiento cognitivo-conductual, etc.) se concluyó que el efecto de la EM, comparada con control, era mayor sobretodo en los seguimientos a 3 meses y cuando eran excluidos los individuos con problemas de alcohol más severos. Además, la EM fue más eficaz que los otros tratamientos en conjunto.

Se sabe que es necesario brindar consejo a 8 pacientes con consumo perjudicial y de riesgo para que se beneficie 1 paciente (NNT = 8). Esto hace que las IB sean una de las intervenciones médicas más económicas que producen ganancias en salud. Sin embargo, su mayor impacto se logra cuando se asocian a programas y políticas públicas tales como subir el impuesto al alcohol y prohibir publicidad, entre otras(5).

 

Conclusiones

La posibilidad de sufrir consecuencias negativas por el alcohol se incrementa proporcionalmente con la cantidad consumida. Los patrones de consumo de riesgo y perjudicial son estadios previos a la dependencia, susceptibles de ser identificados e intervenidos para su disminución.  La Intervención Breve es una buena estrategia de acción factible de realizarse en APS, y tiene buena aceptación por individuos con problemas de alcohol menos severos; es costo-efectiva, y asociada a políticas públicas tiene aún mejores resultados.

 

Referencias

(1) CONACE.  Observatorio chileno de drogas. Informe anual de la situación de drogas en Chile, 2006. www.conace.cl

(2) Monteiro, M. Alcohol y salud pública en las Américas. Un caso para la acción. Biblioteca OPS, 2007.

(3) Estudio carga de enfermedad y carga atribuible 2007, Departamento de Epidemiología Ministerio de Salud, Chile. www.minsal.cl

(4) CONACE. Octavo estudio nacional de drogas en población general de Chile, Junio 2008. Ministerio del Interior, Chile. www.conace.cl

(5) Monteiro, M. Alcohol y atención primaria de salud. Informaciones clínicas básicas para la identificación y el manejo de riegos y problemas. Biblioteca OPS, 2008.

(6) Guía preventiva de los efectos del alcohol y las drogas en la conducción “Con mis 5 sentidos”. Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes (CONACE), Ministerio del Interior; y Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones. Gobierno de Chile. Santiago, 2009.

(7) Gual A, Segura L, Contel M, Heather N, Colom J (2002). Audit-3 and audit-4: effectiveness of two short forms of the alcohol use disorders identification test. Alcohol and Alcoholism, 37 (6), 591-596.

(8) Vasilaki E, Hosier S, Miles Cox W. The efficacy of motivational interviewing as a brief intervention for excessive drinking: a meta-analytic review. Alcohol and Alcoholism Vol. 41, No. 3, pp 328-335, 2006.

(9) Bertholet N, Daeppen J, Wietlisbach V, Fleming M, Burnand M. Reduction of Alcohol Consumption by Brief Alcohol Intervention in Primary Care. Systematic Review and Meta-analysis. Arch Intern Med. 2005;165:968-995

(10) Kaner EF, Dickinson HO, Beyer FR et al. Effectiveness of brief alcohol interventions in primary care populations (Review). Cochrane Database Syst Rev. 2007 Apr 18;(2):CD004148.
                                                      
(11) Moyer A, Finney J, Swearingen C, Vergun P. Brief interventions for alcohol problems: a meta-analytic review of controlled investigations in treatment-seeking and non-treatment-seeking populations. Addiction, 97, 279-292.

(12) Babor T, Higgins-Biddle J. Intervención breve para el consumo de riesgo y perjudicial de alcohol, un manual para la utilización en atención primaria. Departamento de salud y mental y dependencia de sustancias. OMS, 2001.