CUIDADOS DE La PIEL DEL RN


Autores:
Autor: Dra. Francisca Figueroa L. Residente Medicina Familiar PUC
Editor: Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC.


INTRODUCCION
Tal como revisamos en un artículo anterior, la piel del recién nacido (RN) es distinta a la de niños mayores y adultos. Se caracteriza por presentar un estrato córneo menos desarrollado, una menor cohesión dermoepidérmica, un pH alcalino, y estar en una fase de adaptación para pasar a habitar de un medio líquido a uno aéreo; todo lo cual se traduce en que sea más sensible y lábil a injurias (1, 2)
Estos datos hacen suponer que debiera existir un manejo específico para el cuidado de la piel a esta edad, sin embargo el tema es bastante controversial, y las distintas aproximaciones dependen más de la cultura o experiencia local de cada país o región geográfica, que de estudios sistemáticos.

Hasta la fecha no existen estudios que comparen las diferentes intervenciones para los cuidados de la piel del recién nacido de término sano.
La evidencia disponible consiste principalmente en algunas guías de práctica clínica (3, 4) y 2 revisiones catalogadas como revisiones sistemáticas (5, 6). Estos artículos son categóricos en afirmar que no existen estudios de suficiente calidad metodológica que evalúen los cuidados de la piel del RN de término (3, 4, 5, 6).

A continuación se revisará algunas de las recomendaciones con respecto al baño y cuidados básicos de la piel, sin embargo, somos enfáticos en recalcar que no están basadas en evidencia científica, sino más bien en la experiencia de cada grupo de autores.


EL BAÑO DEL RECIÉN NACIDO
No existen estudios que comparen diferentes técnicas de baño, productos de aseo ni efectos de éstos en la piel del RN de término ni prematuros (5, 6). En general las guías de práctica clínica refieren que el primer baño debiera ocurrir luego que el niño logre regular en forma estable su temperatura por al menos 4 a 6 horas para prevenir complicaciones en la termorregulación (4, 6).
Se recomienda una frecuencia de baño entre 2 a 3 veces por semana (6).
No se recomienda el uso rutinario de antisépticos en la piel (6).

Nuestros expertos y experiencia local refieren que el baño pudiera ser con paños y agua sin aun está presente el cordón umbilical. Una vez que el cordón ha caído los baños debieran ser “lo más natural posible”; lo que significa usar solamente agua sin jabón ni otros productos para el aseo.
Si los padres estuvieran muy preocupados y ansiosos para usar algún producto, deben ser educados al respecto y se debe reforzar que la piel del RN no requiere mayor manejo que lo enunciado anteriormente. En caso de todavía querer usar algún producto, los padres debieran elegir un shampoo o jabón que idealmente sea neutro (por ejemplo: afrecho) sin aroma ni colorantes; advirtiendo que aún estos jabones pudieran producir reacciones alérgicas; con lo cual debiera descontinuarse el uso del producto.

Si bien el baño debe ser un momento de relajo y un tiempo para favorecer el contacto entre el RN y su cuidador, y por lo tanto rico en comunicación táctil e interacción (6); el baño “de aseo” no debiera tardar más de 3 a 5 minutos.


LUBRICACION DEL RECIÉN NACIDO
Los únicos estudios que han evaluado el uso de lubricación de la piel en RN han sido realizado niños prematuros.
2 estudios pequeños recomiendan el uso rutinario de un lubricante para la piel del RN prematuro (5), lo que favorecería mantener la piel íntegra. Estos hallazgos, sin embargo, no se aplican necesariamente al RN de término, ya que la piel del prematuro difiere significativamente de la de éste (5).

Tal como describimos en el artículo anterior, la piel del RN puede parecer más seca que la de los lactantes y niños mayores; sin embargo la descamación es un fenómeno normal y no requiere tratamiento.
En caso de querer usar algún lubricante (no siendo necesario hacerlo), la vaselina o algún aceite mineral sin aroma ni color son alternativas. Es necesario advertir a los padres de los mismos riesgos que se explicitaron para los productos de aseo.


OTROS CUIDADOS BÁSICOS
En base a la experiencia local se incluyen otros puntos que se recomiendan para el cuidado de la piel del RN de término. Estas no están basadas en estudios sistemáticos.
- Uso de ropa 100% de algodón.
- Lavado de ropa con jabón blanco, en barra o líquido (bajo el concepto que el detergente en polvo pudiera no enjuagarse con la misma facilidad).
- Evitar los suavizantes para la ropa, aun los hipoalergénicos.
- Enjuagar bien la ropa.


RESUMEN
La piel del recién nacido tiene ciertas particularidades que la hacen distinta a la de niños y adultos, lo que sugiere que su cuidado debe ser diferente.
No existen estudios de adecuada calidad metodológica que evalúen las prácticas para el cuidado de la piel del RN, incluyendo baño y lubricación.
Las recomendaciones actuales están basadas en la experiencia local; y se resumen en un cuidado “lo más natural posible” y con la menor exposición a agentes externos.



REFERENCIAS
1. Shwayder T, Akland T. Neonatal skin barrier: structure, function, and disorders. Dermatologic Therap. 2005; 18: 87-103
2. Lund et al. JOGNN Neonatal skin care: the scientific basis for practice. 1999; 28: 241-254
3. Clinical Guidelines And Evidence 2006. Review For Post Natal Care: Routine Post Natal Care Of Recently Delivered Women And Their Babies. London: National Collaborating Centre For Primary Care And Royal College Of General practitioners
4. Neonatal Skin Care: Clinical Outcomes of the AWHONN Evidence-Based Clinical Practice Guideline. JOGNN. 2001; 30:41-51
5. Skin care in the well term newborn: two systematic reviews. Birth. 2005; 32(3)224-228
6. Evidence for best practices in the neonatal period. MCN. 2005; 30(6): 397-402