MANEJO DE LA PEDICULOSIS Parte I


Autor
Dra. Luz Eugenia Montero O. Docente Departamento de Medicina Familiar UC.


INTRODUCCIÓN
La pediculosis ha acompañado al hombre desde tiempos inmemorables, se han encontrado huevos en el desierto de Judea que datan del 6900 a 6300 AC (1-2).
Es una ectoparasitosis producida por dos especies de piojos que afectan al hombre, el Pediculus humanus, del cual hay dos variedades: del cuero cabelludo o Pediculus capitis y del cuerpo o Pediculus corporis, y el Phthirus pubis, conocido como "ladillas" (3). En este artículo nos centraremos en el Pediculus capitis.

En un artículo previo publicado en esta página web (Enero 2005) se revisó el tema, realizándose una búsqueda de información en las bases de datos MEDLINE, Cochrane y DARE, bajo el término de pediculosis, en revisiones sistemáticas, meta análisis y artículos originales. Hemos usado ese artículo como base, actualizándolo con apoyo de la Guía Clínica Sarna y Pediculosis del Ministerio de Salud (2007) (3).


EPIDEMIOLOGIA
En EEUU se han comunicado entre 6 a 12 millones de personas infestadas al año por Pediculus capitis (3). En Santiago, en la década de los años 70 se encontró pediculosis en el 30% de los escolares y en el 15% de los adultos. Otro estudio realizado en Valparaíso entre los años 2002 a 2004, en niños de 4 a 19 años, mostró una prevalencia de un 31 a un 51% de infestación, según la comuna estudiada (4-5).


CONTAGIO
El contagio se produce persona a persona por contacto "cabeza con cabeza" o también a través de fomites: peinetas, pinches, cepillos, sombreros, gorros, bufandas o aparatos de audio personales, etc.


CICLO BIOLÓGICO (3,5,6)
Los piojos son insectos hematófagos que pertenecen a la familia Pediculidae.
Presentan un cuerpo dividido en tres segmentos: cabeza, tórax y abdomen.
La cabeza tiene un par de ojos, un par de antenas y un aparato bucal. El tórax presenta tres pares de patas cortas, terminadas en forma de gancho, adaptadas para fijarse al tallo piloso, no saltan ni vuelan. En el tórax y abdomen existen siete pares de orificios , que tienen membranas diafragmáticas llamadas espiráculos, que comunican el sistema traqueal respiratorio con el ambiente exterior, estas aberturas pueden cerrarse voluntariamente, lo que les permite flotar en agua y sobrevivir hasta 36 horas. Estas estructuras también actuarían como barrera a la acción toxica de algunas sustancias químicas.
El Pediculus capitis es de color café (Figura 1), que puede variar de acuerdo al pigmento del hospedero parasitado. Las hembras ponen tres a diez huevos (liendres) por día. A lo largo de su vida, que es de 4 a 5 semanas, pueden colocar entre 60 a 100 huevos. Las liendres (Figura 2) se ubican muy cerca del cuero cabelludo y generalmente se encuentra un solo ejemplar por pelo. En la medida que la infestación se hace antigua, el pelo crece y las liendres se observan más lejos de la raíz, lo que ayuda a evaluar la antigüedad de la infestación. La liendre viable es de color marrón claro y mide 0,8 mm de largo, siendo visible al ojo desnudo. En uno de sus extremos muestra una tapa, llamada opérculo, provista de cámaras aeriferas que posibilitan la entrada de aire y humedad al embrión.
A los siete días, aproximadamente, nace una ninfa muy labil, la que debe ingerir sangre en forma inmediata para poder vivir. después de alimentarse, adquiere un color rojo que se asemeja a rubíes. Nueve días más tarde, luego de pasar por tres estadios evolutivos, llega a la etapa adulta. Para alimentarse evierten una estructura denticulada y cilíndrica con la cual raspan el cuero cabelludo, después proyectan los estiletes bucales que perforan la piel hasta encontrar un capilar sanguíneo. Uno de estos estiletes elimina saliva anticoagulante e irritante mientras que los restantes le permiten alimentarse en varias ingestas diarias. Pueden sobrevivir fuera del huésped por 48 hrs.




DIAGNÓSTICO
La mayoría de los pacientes se encuentran parasitados por no más de 10 a 15 ejemplares adultos, los que son lucífugos, por lo que el diagnostico se hace por el hallazgo de liendres. El tiempo de evolución de la infestación puede estimarse observando la distancia de las liendres con respecto al cuero cabelludo, así una distancia menor de 6,5 a 8 mm indica una infestación activa o reciente. La irritación por la saliva del parasito provoca eritema de cuero cabelludo, de la zona retroauricular y nuca. El prurito es el síntoma mas común (3,6,7).


TRATAMIENTO

Aspectos Generales (3, 8-10)

Para el tratamiento de Pediculus capitis existen diversos pediculicidas que se usan en forma tópica. La presentación en loción de un pediculicida es más efectiva que la de champú. Si no se dispone de loción se debe aplicar el champú en cabeza seca y dejar actuar por 6 horas antes de enjuagar.
Los huevos son más resistentes que el piojo adulto al efecto de los insecticidas, por lo que se recomienda siempre una segunda aplicación a los 7 días, para eliminar las formas juveniles del parasito, que se generan con posterioridad a la primera aplicación. Es útil para desprender las liendres de los pelos, enjuagar con una solución de acido acético, que se prepara con una cucharada sopera de vinagre por cada litro de agua o lavar con champú que contenga acido salicílico al 10% o acido glicólico al 10%, productos que también sueltan las liendres. A continuación se aconseja pasar un peine de dientes finos idealmente metálico y acanalado, con un espacio entre ellos menor a 0,5 mm. Las medidas de manejo de fomites son cambiar y lavar la ropa de cama, peines y peluches, el lavado es con agua caliente sobre 60o C o aislamiento en bolsa plástica por 10 días, limpieza con aspiradora de alfombras, pisos y tapices.
En el próximo artículo revisaremos en detalle los tratamientos farmacológicos contra la pediculosis


RESUMEN
La Pediculosis es un problema muy antiguo y difícil de erradicar. En este artículo hemos revisado su ciclo biológico, formas de contagio y aspectos generales de su tratamiento. En el próximo artículo revisaremos los tratamientos farmacológicos contra la pediculosis.


REFERENCIAS
1. Chosidow O. Scabies and pediculosis. Lancet 2000; 355: 819-26.
2. Capasso L, Di Tota G. Lice buried under the ashes of Herculaneum. Lancet 1998; 351: 992.
3. Guía Clínica de Sarna y Pediculosis 2007. MINSAL.
http://www.redsalud.gov.cl/portal/url/item/5d26b93e3caca628e04001011e0104c7.pdf
4. Schenone H, Falaha F, Villarroel F, Rojas A, Szekely R, Rojo M, Palomino H. La infestación por Pediculus humanus capitis en Santiago de Chile. Bol Chil Parasitol 1973; 28:31-33.
5. Neira P; Muñoz N, Correa A, Molina L, Henriquez C, Rojas E. Ideas UV en movimiento. http://www.uv.cl/extension/ideasUV/004/009.html
6. Roberts RJ. Head Lice. N Engl J Med 2002; 346:1645-50.
7. Torres M, Atias A. Piojos y pulgas. En Atias A. Parasitologia Medica. 1a Edición,Santiago, Chile. Edit Mediterraneo, 1999. Cap 52, pags 463-70.
8. PEREZ-COTAPOS M, ZEGPI MS. Pediculosis y Escabiosis. Boletín Escuela de Medicina Pontificia Universidad Católica de Chile 1996; 25: 40-3.
9. Burkhart CV, Burkart CG. Fomite transmission in head lice. J Am Acad
Dermatol 2007; 56: 1044-7
10. Burkhart CG. Relationship of treatment resistant head lice to the safety and efficacy of pediculicides. May Clin Proc 2004; 79: 601-6.