Corticoides Tópicos: Elementos para su uso adecuado


Autores:
Autora: Dra. Laura Tupper S. Residente Medicina Familiar del Adulto UC.
Editora: Dra. Javiera Léniz M. Docente Departamento Medicina Familiar PUC.


INTRODUCCIÓN: Generalidades sobre terapia tópica
Múltiples enfermedades inflamatorias de la piel son tratadas inicialmente con el uso tópico de corticoides, asociado o no a otros fármacos. En toda terapia tópica dermatológica es importante considerar que la eficacia del fármaco va a depender tanto de su potencia como del grado de penetración del estrato córneo. Ello va a depender a su vez, de la concentración del medicamento y oclusividad del vehículo, así como del grosor e integridad de la piel, frecuencia de aplicación y adherencia del paciente.(1)
Los vehículos líquidos como lociones se utilizan en áreas de piel delgada (pliegues), cuero cabelludo y en casos en que es necesario tratar grandes superficies. Las emulsiones o cremas son las más utilizadas pudiendo ser más acuosas u oleosas y permiten un tratamiento generalmente bien aceptado por los pacientes. Los ungüentos, por su mayor oclusividad están indicados en áreas de piel gruesa (palmas y plantas) y en dermatosis crónicas donde exista liquenificación(2).


GENERALIDADES SOBRE CORTICOIDES TÓPICOS
Estos fármacos tienen cuatro grandes mecanismos de acción: antiinflamatoria, inmunosupresora, antiproliferativa y vasoconstrictora. Dado que cada uno de ellos posee una potencia diferente, la elección del fármaco va a depender del área de aplicación y del tipo de patología a tratar.
En general, sólo un 1% del compuesto activo ejerce el efecto terapéutico, el resto es removido rápidamente de la piel. Su aplicación debe ser una a dos veces diarias, no aumenta la respuesta con mayor frecuencia de uso(1). Es importante escoger inicialmente un compuesto de potencia adecuada hasta el control inicial de la dermatosis, luego continuar con la preparación de menor potencia posible y finalmente evaluar reducir frecuencia de administración(5).

Áreas de aplicación
La penetración percutánea es muy variable según la región corporal en que se aplique el corticoide. Ello depende fundamentalmente del grosor del estrato córneo. Es así como en palmas y plantas la penetración es mínima, por lo que va a requerir técnicas particulares de aplicación; mientras que en párpados la absorción de la droga es altísima exponiendo al paciente a serios efectos adversos(3). (ver fig 1)

FIGURA 1. Variación de la penetración percutánea de hidrocortisona (% absorción droga según región corporal)



Potencia de los Corticoides
Los distintos tipos de corticoides pueden ser clasificados en 7 grupos de acuerdo a la potencia de su efecto: los de clase I o superpotentes; clase II y III considerados potentes; clase IV y V o de moderada potencia; y la clase VI a VII o de baja potencia. La tabla nº 1 contiene un resumen con algunos de los distintos corticoides de uso tópico y la potencia de su efecto (3).

Tabla Nº 1: Clasificación de corticoides tópicos según potencia.



Patologías a tratar
Las dermatósis más frecuentes pueden ser clasificadas de acuerdo al grado de respuesta a la terapia corticoidal tópica. Aquellas de alta respuesta requerirán un corticoide de baja potencia, mientras que aquellas de menor respuesta será necesario el uso de corticoides de moderada a alta potencia.(4) (ver tabla 2).

Tabla Nº 2: Clasificación de dermatosis frecuentes según su grado de respuesta a corticoides tópicos.



Efectos Adversos
Existe una amplia gama de efectos adversos asociado al uso de estas preparaciones, los que pueden ser tanto cutáneos como sistémicos (ver tabla 3). Para prevenirlos, se sugiere que en caso de usar corticoides alta potencia, sea solo por un tiempo máximo de 14 a 20 días o uso intermitente, reducir frecuencia aplicación luego de respuesta inicial, evitar uso en piel atrófica, ulcerada o infectada, evitar suspensión brusca dado riesgo de reagudización(1,5).

Tabla Nº 3. Efectos adversos de corticoides tópicos




CONCLUSIONES
Respecto al uso de corticoides tópicos, en general se trata de fármacos seguros pero debe tenerse en cuenta varios elementos al momento de su indicación y posología, como potencia y vehículo del fármaco, área a tratar y tipo de patología. Los efectos adversos más frecuentes son cutáneos, el más importante corresponde a la atrofia dérmica, mientras que entre los sistémicos, aunque poco frecuente, debe considerarse el riesgo de Glaucoma.


REFERENCIAS
1. Brazzini B et al. New and established topical corticosteroids in dermatology: clinical pharmacology and therapeutic use. Am J Clin Dermatol. 2002;3(1):47-58.
2. M.Luisa Perez-Cotapos y Ariel Hasson. Dermatología. 1ra ed, Cap 32.
3. Hengge UR et al. Adverse effects of topical glucocorticosteroids. J Am Acad Dermatol. 2006 Jan;54(1):1-15.
4. Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine, 7ed. Cap 216.
5. Del Rosso J et al. Corticosteroids: options in the era of steroid-sparing therapy J Am Acad Dermatol. 2005 Jul;53(1 Suppl 1):S50-8.