¿Cómo diagnosticar la enfermedad de Parkinson?


Autores:
Autor: Dra. Carolina Spröhnle, Residente Medicina Familiar del Adulto UC
Editor: Dra. Javiera Léniz, Docente Medicina Familiar del Adulto UC


Introducción:

Desde el 1 de julio del presente año, la Enfermedad de Parkinson se agregó a la lista de patologías GES, como plan piloto. De esta forma, se garantiza el acceso a todo beneficiario en que se sospeche la enfermedad, siendo ésta confirmada por el especialista. La oportunidad de tratamiento es dentro de los 20 días a partir de la confirmación diagnóstica (1). Por lo tanto, nuestro reto como médicos de atención primaria es tener un alto índice de sospecha para lograr un diagnóstico oportuno.

La enfermedad de Parkinson fue descrita en 1817 por el médico inglés James Parkinson. Es una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por una pérdida progresiva de neuronas dopaminérgicas que produce alteración del movimiento, de la coordinación, de la postura y el tono muscular (2).


Epidemiología.
En EEUU afecta al 1% de las personas mayores de 60 años (3), cifra que se eleva al 5%(4) en personas mayores de 85 años. Presenta una mayor prevalencia en hombres, con una proporción de 3:2 con respecto a las mujeres. Debido al aumento de la población longeva, se espera que en los próximos 20 años estas cifras se dupliquen (3).
En Chile solo contamos con datos de la Liga Chilena contra el mal del Parkinson, con una prevalencia aproximada de 190 pacientes/100 mil habitantes (5).

Cuadro clínico
El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson es ‘’clínico’’. Se caracteriza por la presencia de cuatro signos cardinales (4):

1. Rigidez, que es la resistencia de las articulaciones ante los movimientos pasivos.
2. Bradiquinesia o lentitud de los movimientos.
3. Temblor de reposo, que generalmente se inicia en extremidades superiores, es asimétrico y se presenta con movimiento de pronosupinación (pill roling). Puede progresar afectando a extremidad inferior ipsilateral. Frecuentemente puede acompañarse de temblor de mandíbula, labios, mentón y lengua. El temblor cefálico, cuello y de la voz es raro, lo que lo diferencia del temblor esencial.
4. Inestabilidad postural, dada por la pérdida de reflejos posturales. Se presenta en estadíos avanzados de la enfermedad.
La siguiente tabla resume los síntomas y signos asociados a la enfermedad de Parkinson, junto con sus valores predictivos (6).



Estudios poblacionales han demostrado que aproximadamente el 20% de los casos diagnosticados son secundarios a fármacos; por lo que antes de realizar el diagnóstico, debe descartarse la presencia de medicamentos que pueda explicar los síntomas del paciente. Una vez sospechada esta causa, se debe proceder a suspender en medicamentos. La desaparición de los síntomas puede tardar de semanas a meses (3).



No existe un examen que certifique el diagnóstico. En la tomografía por emisión de fotones (SPECT) se ha identificado la presencia de hiperecogenicidad de la sustancia negra de estos pacientes, y la Resonancia Nuclear magnética podría ser de utilidad para descartar algunos de los diagnósticos diferenciales; sin embargo, aun no existe evidencia suficiente para recomendar su uso (6).

La confirmación diagnóstica se realiza a partir de un cuadro clínico compatible, junto con la presencia de respuesta positiva a la prueba terapéutica con levodopa, y la ausencia de otros síntomas que hagan sospechar otro diagnóstico (3).


Conclusiones:
El Parkinson es una enfermedad frecuente en los adultos mayores, y con el aumento de la esperanza de vida y de la población adulta se espera que vaya en aumento.
Su reciente incorporación al Régimen de Garantías en Salud nos obliga a aumentar nuestro índice de sospecha para lograr un diagnóstico oportuno.
El diagnóstico de la Enfermedad de Parkinson es clínico y se confirma mediante una prueba terapéutica con Levodopa.


REFERENCIAS
1.- MINISTERIO DE SALUD. Guía Clínica Enfermedad de Parkinson. Santiago: Minsal, 2007 www.minsal.cl
2.- J. Jankovic, Parkinson’s disease: clinical features and diagnosis. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2008; 79: 368-376
3.- John G, Diagnosis and Initial Management of Parkinson’s Disease. N Engl Med 2005; 353: 1021-7
4.- Zesiewicz et al, Practice Parameter: Therapies for essential tremor. Neurology 2005;64:2008-2020
5.- ’‘ Liga Chilena contra el mal de Parkinson”. www.Parkinson.cl
6.- Shobha S, Parkinson’s disease: Diagnosis and treatment. American Family Physician 2006: 74: 2046- 2055