DIBUJO DE FIGURA HUMANA: UNA VENTANA A LA MENTE INFANTIL. Parte II


Autor: Dra. Paulina Brahm M., Residente de Medicina Familiar, PUC
Editor: Dra. Pamela Rojas G., Médico Familiar, PUC



Elizabeth Koppitz evaluó y validó en 1968 el test de Dibujo de Figura Humana (DFH) en dos áreas, ajustadas a la edad de los niños (1):

- Nivel de desarrollo
- Indicadores emocionales


I. NIVEL DE DESARROLLO INFANTIL

Koppitz evaluó distintos indicadores de los dibujos infantiles y los agrupó según la edad en la cual los niños los plasmaban.
Los indicadores del desarrollo se evalúan en forma diferenciada entre hombres y mujeres, ya que habitualmente las niñas los presentan uno a dos años antes que los niños.

Koppitz describió 4 grupos de indicadores, para cada edad de los niños:

- Indicadores mínimos: presentes en más del 86% de los dibujos
- Indicadores comunes: presentes entre un 51 a un 85% de los dibujos
- Indicadores frecuentes: presentes en un 16 a 50% frecuentes de los dibujos
- Indicadores excepcionales: presentes en menos del 15% de los dibujos
Las tablas 1 y 2 resumen los indicadores esperados y los indicadores excepcionales según sexo y edad.

¿Cómo evaluar los dibujos?

Para evaluar el desarrollo infantil a partir de un dibujo es necesario obtener un puntaje que resulta de la presencia y/o ausencia de ciertos indicadores.
El puntaje se calcula:
  • Puntaje basal: 5
  • Sumar (+1): por cada indicador excepcional presente
  • Restar (-1) por cada indicador esperado ausente

El significado de los puntajes obtenidos se resume en la tabla 3.

Tabla 3:

Puntaje Nivel de desarrollo Traducción
0-1 Inferior Considerar la posibilidad de problemas emocionales serios.
2-3 Bajo a normal bajo Esperable para la edad
4-6 Normal
7-8 Normal alto a superior Madurez mental superior al promedio
Es importante considerar que este test NO es una prueba de Coeficiente Intelectual del niño, sino sólo un parámetro más de evaluación de su desarrollo (1) (2).


II. INDICADORES EMOCIONALES DEL DIBUJO INFANTIL:

Los indicadores emocionales propuestos por Koppitz para evaluar el dibujo infantil se caracterizan por:
- Tener validez clínica; es decir, ser capaz de diferenciar dibujos de niños con problemas emocionales de los que no los presentan.
- Ser inusuales; o sea su omisión y/o presencia en el dibujo NO es frecuente en la mayoría de los niños.
- No relacionarse con la edad del niño ni con su nivel madurativo.

1. Descripción de los signos cualitativos:


Signo Edad en la cual el indicador comienza a ser significativo Traducción
Integración pobre de las partes 6 a
7 a
Inestabilidad, impulsividad, personalidad pobremente integrada
Sombreado deliberado de la cara Siempre significativo Ansiedad
Sombreado cuerpo y/o extremidades Siempre significativo Ansiedad general preocupación por el área sombreada
Sombreado de las manos y/o cuello 7 a
8 a
Angustia por actividad realizada con las manos (actividad real o fantaseada)
Asimetría burda de las extremidades Siempre significativo Impulsividad
Figuras inclinadas (eje mayor 15º) Siempre significativo Inestabilidad, falta de equilibrio
Figura pequeña (< 5 cm) Siempre significativo Retraimiento, timidez
Figura grande (< 23 cm) 8 a
8 a
Expansividad, control interno pobre
Transparencias Siempre significativo Inmadurez e impulsividad


2. Descripción de detalles especiales y omisiones:


Signo Traducción
Cabeza pequeña (menos de 1/10 de la figura total) Sensación de inadecuación intelectual
Ojos bizcos o desviados Hostilidad, rebeldía
Dientes Agresividad
Brazos cortos (no llegan a cintura) Dificultad para conectarse con el mundo exterior y con aquellos que lo rodean
Brazos largos (bajo las rodillas) Actitud agresiva generalizada o expansividad
Brazos pegados al cuerpo Control interno rígido y dificultad para relacionarse
Manos grandes (³ a la cara) Conductas agresivas y actos relacionados con las manos
Manos omitidas Preocupación y sensación de inadecuación, puede relacionarse con temor a la castración o con culpa.
Piernas juntas Rigidez, dificultad en el control de impulsos y ocasionalmente temor a sufrir algún ataque sexual
Genitales Representación real o simbólica: es raro en niños, indica agresión y dificultad severa en el control de impulsos
Monstruo o figura grotesca Sentimientos de inadecuación y pobre percepción de sí mismo
Dibujo espontáneo de tres o más figuras Raro, habitualmente signo de bajo rendimiento o lesión cerebral, es un tipo de perseveración
Nubes, lluvia o nieve Ansiedad, presión ambiental, más habitual en niños que somatizan
Omisión de ojos Aislamiento, refugio en la fantasía por realidad dolorosa o frustrante
Omisión de nariz Timidez, retraimiento, ausencia de agresividad manifiesta. Significativo desde 5 años en , y 6 años en .
Omisión de boca Inseguridad, angustia, resistencia pasiva al ambiente (el niño simbólicamente no quiere recibir nada más)
Omisión de cuerpo En escolares es un signo de psicopatología, refleja ansiedad aguda relacionada con el cuerpo
Omisión de brazos Ansiedad o culpa por conductas socialmente inaceptables realizadas con manos o brazos (robar por ejemplo). Significativo desde 7 años en , y 9 años en .
Omisión de piernas Angustia e inseguridad Significativo desde 7 años en , y 9 años en .
Omisión de pies Desvalimiento por no tener simbólicamente donde apoyarse Significativo desde 7 años en , y 9 años en .
Omisión de cuello Inmadurez, impulsividad y pobre control interno Significativo desde 7 años en , y 9 años en .


La evaluación de los indicadores emocionales debe realizarse dentro de la perspectiva clínica del paciente. Es importante destacar que la suma de varios indicadores será lo que nos oriente hacia el estado emocional del niño.


EN RESUMEN:

Dibujar es una tarea familiar para los niños, por lo que es poco amenazante hacerlo durante la consulta médica.
El DFH nos entrega información sobre el desarrollo de los niños, sus actitudes interpersonales y hacia la vida.
Es una técnica bien descrita, cuya interpretación se encuentra estandarizada, y nos abre camino hacia la mente del niño de forma simple, a un bajo costo y con un corto tiempo de aplicación (2, 3).


REFERENCIAS

1. Koppitz, EM (1995) El dibujo de figura humana en los niños. Ed. Guadalupe, Buenos Aires
2. Esquivel F, Heredia C y Lucio E. (1994) Psicodiagnóstico Clínico del Niño. Ed. El Manual Moderno, México
3. Oaklander, V (1992) Ventanas a nuestros niños. Ed. Cuatro Vientos, Santiago de Chile.