EL OMBLIGO DEL RECIÉN NACIDO, CUIDADOS Y PATOLOGÍAS.



Autores
Dr. Juan Sepúlveda S. Residente Pediatría PUC.
Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC.



INTRODUCCIÓN

Embriológicamente, la formación del cordón umbilical se inicia en la 3ª semana de edad gestacional, a partir de los conductos onfalomesentérico y vitelino. El proceso se completa hacia la 12ª semana.

Luego del parto, el cordón umbilical se liga y secciona, quedando un remanente adherido a la pared abdominal. Los días siguientes al parto, los restos del cordón sufren un proceso de gangrena seca, cayendo finalmente entre el día 5 y 15 de vida.

La configuración final del ombligo, termina con la formación de una cicatriz densa, cubierta por piel y peritoneo.


RECOMENDACIONES GENERALES DEL CUIDADO DEL OMBLIGO

Dentro de las primeras 48 horas de vida, el ombligo se coloniza con microorganismos del canal de parto y de las manos de los cuidadores, en un 99% de los casos. Los gérmenes más frecuentemente identificados son Staphylococcus aureus, Streptococcus beta hemolítico y Escherichia coli.

En nuestro medio se recomienda el aseo del cordón umbilical con alcohol puro en cada muda, dejando secar, y evitando el contacto con el pañal.

El baño de inmersión se pospone hasta dos a tres días luego de la caída del cordón (hasta que el ombligo no presente secreción alguna).

Pese a lo difundido de las recomendaciones descritas, una revisión sistemática de la Cochrane Colaboration demostró que el uso de alcohol, aun cuando reduce la colonización bacteriana por Staphylococcus aureus (RR= 0.30, IC 95% 0.16-0.55) y Streptococcus beta hemolítico (RR= 0,20, IC 95% 0.04-0.89), no reduce significativamente la tasa de infecciones (RR= 0,63, IC 95% 0.19-2,06). Además, como efecto colateral, prolonga el tiempo de caída del cordón umbilical.

La revisión se basa en estudios realizados, en su mayoría, en países en desarrollo. No existe hasta la fecha una recomendación clara al respecto, para los países en desarrollo.


PATOLOGÍAS DEL OMBLIGO

1. CAÍDA TARDÍA DEL CORDÓN UMBILICAL.
La demora de 3 a 4 semanas en la caída del cordón umbilical, en ausencia de otras patologías, debe hacer sospechar un déficit de la adhesión de los neutrófilos. Al respecto, se han identificado defectos en CD 18 (integrina) y E selectina.

Un hemograma con leucocitosis marcada, en ausencia de patología concomitante, puede ser de ayuda en este diagnóstico. Estos niños debieran ser referidos a un especialista en inmunología.


2. OMBLIGO HÚMEDO
Podemos dividir las causas de ombligo húmedo en infecciosas, malformaciones congénitas y tumores.

2.1. ONFALITIS
Infección de la piel del ombligo. Se presenta en un 0.7% de los RN nacidos en países desarrollados y hasta un 2.3% en países en desarrollo. La edad promedio de presentación es el tercer día de vida.

Las onfalitis pueden ser extremadamente graves, dado la permeabilidad de los vasos umbilicales que persiste hasta aproximadamente los 20 días de vida.

Se han descrito como factores de riesgo: el bajo peso de nacimiento, trabajo de parto prolongado, ruptura prematura de membranas y sexo masculino.

Clínica: la onfalitis se presenta con eritema umbilical, edema y secreción maloliente. En los casos más severos se agrega fiebre y signos de toxicidad.

Los microorganismos encontrados son principalmente Staphylococcus aureus (57%), Escherichia coli (14%), Klebsiella (10%) y anaerobios (39%).

Tratamiento: los casos más leves pueden ser tratados con preparados tópicos con mupirocina, bacitracina o ungüento de cloramfenicol y control clínico.

Cuando se sospecha compromiso sistémico, el tratamiento debe ser agresivo con antibióticos endovenosos (cefalosporinas, cloxacilina, vancomicina, considerar clindamicina ante sospecha de anaerobios); pudiendo requerir incluso aseo quirúrgico. La mortalidad es muy alta en los casos en que se presentan como shock séptico.


2.2. MALFORMACIONES CONGÉNITAS
a. ALTERACIONES DEL URACO

El uraco es un remanente del conducto vitelino que se une con el techo vesical. Las alteraciones del uraco incluyen:

- Uraco persistente: implica un uraco permeable, observándose por lo tanto salida de orina a través del ombligo.
- Seno uracal: cuando la porción vesical del conducto se cierra, formando una cavidad ciega, abierta al exterior por el ombligo. En ésta se acumulan restos celulares, pudiendo infectarse. Se manifiesta como descarga umbilical.
- Quiste del uraco: dilatación no comunicada al exterior. En general produce síntomas en forma tardía cuando se infectan, como masa sensible infraumbilical o suprapúbica.

Estudios ecográficos de la pared abdominal pueden orientar en el diagnóstico. El tratamiento, en caso de síntomas, es la escisión quirúrgica de los remanentes.
 
b. ALTERACIONES DEL CONDUCTO ONFALOMESENTÉRICO
El conducto onfalomesentérico comunica el intestino con la pared abdominal anterior. Las alteraciones del conducto incluyen:

- Conducto onfalomesentérico persistente: se manifiesta como descarga fecaloídea o biliosa por el ombligo. En ocasiones puede observarse un prolapso de la mucosa con aspecto semejante a una ileostomía.
- Quiste de mucosa intestinal y gástrica: causante de erosiones de la piel circundante
- Bridas: causantes de obstrucción intestinal
- Divertículo de Meckel.

El tratamiento, en la mayoría de los casos, es la resolución es quirúrgica.

2.3. TUMORES
Los granulomas son tumores inflamatorios no epitelizados y son la causa más frecuente de ombligo húmedo.

Clínica: tumor redondeado, a veces pediculado, de 3 a 10 mm de diámetro, color rosado pálido y de aspecto húmedo. Deben distinguirse de los pólipos, que son remanentes de mucosa intestinal y que tienen un aspecto rojo brillante ("cherry").

Tratamiento: los granulomas involucionan rápidamente con aplicaciones de nitrato de plata, separadas por algunos días. Se recomienda aplicar cuidadosamente el nitrato de plata, ya que puede producir quemaduras en la piel sana circundante. Este es un tratamiento de muy bajo costo, (+/- $300 la barra).


REFERENCIAS

1. Pomeranz A. Anomalies, abnormalities, and care of the umbilicus. Pediatr Clin N Am 51 (2004) 819.
2. Rowe M, Chapter 48: Disorders of the umbilicus. Essentials of Pediatric Surgery, 1995.
3. Care of the umbilical cord, a review of the evidence. OMS. 1998.
4. Cushing A. Omphalitis: a review. Pediatr Infect Dis J 1985, 4(3); 282-285
5. Janssen P. To dye or not to Dye: A randomized, Clinical Trial of a Triple Dye/alcohol Regime Versus Dry cord care. Pediatrics 2003; 111, 15-20.
6. Zupan J. Topical umbilical cord care at birth The Cochrane Database of Systematic Reviews, 2004. Issue 3.
7. Sawardekar K. Changing spectrum of neonatal omphalitis. Pediatr Infect Dis J, 2004;23:22-6
8. Soto G. Anomalías uracales: un diagnóstico rara vez planteado. Pediatría al día 2001;17(5) 331)
9. Cilento BG Jr. Urachal anomalies: defining the best diagnostic modality. Urology 1998, 52 (1) 120-2.
10. Ossandón F. Malformaciones congénitas: patología umbilical. Pediatría al día 1995;11(2)
11. Lotan G. Double ligature: A treatment for pedunculated umbilical granulomas in children. Am Fam Physician 2002;65:2067-8
12. Novoa A. El pediatra ante un lactante con caída tardía del cordón umbilical. Arch arg Pediatr 2004; 102(3).