Tabaco de segunda mano: nueva ley antitabaco

Autor
Dra. Solange Rivera Mercado, Docente Departamento Medicina Familia UC




En el mundo hay 1.300 millones de fumadores de tabaco, número siete veces mayor que el de consumidores de drogas ilícitas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que el año 2000, el tabaco cobró 4,9 millones de vidas, lo que equivale al 8,8% del total muertes registradas en el mundo. Si se utiliza el criterio de los años de vida ajustados en función de la discapacidad, el uso indebido de drogas habría causado la pérdida de 11, 2 millones de años de vida sana, pero el tabaco hubiera causado una pérdida cinco veces mayor, 59,1 millones (1).

Según el último informe sobre la Tendencias Mundial de las Drogas, de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD, 2004), la prevalencia anual de tabaco a nivel mundial es de 30%, lo que se compara con una prevalencia anual de 4,7% para las drogas ilícitas. La prevalencia anual de consumo de cigarrillos en Chile es de 48% entre las personas de 12 a 64 años de edad.

La alta prevalencia del tabaquismo está en relación con la propiedad adictiva de la nicotina; ésta es capaz de producir dependencia y síndrome de privación (2). El manejo del hábito tabáquico a nivel individual y poblacional es complejo ya que se trata de una sustancia legal cuyo uso está fuertemente arraigado en diversas culturas, con implicancia en la actividad económica de distintos países (3).

Según la Organización Panamericana de Salud (OPS), para combatir la epidemia del tabaquismo hay cuatro medidas que son importantes:

  • crear ambientes libres del humo del cigarrillo
  • restringir la publicidad
  • exhibir advertencias en las cajetillas que informen a la población de los riesgos a los que se ve expuesto
  • subir los impuestos

Sólo con estas cuatro cosas algunos países, como Canadá y Australia, han conseguido bajar el consumo de tabaco a razón de un punto porcentual por año. Pasando de una prevalencia de 40% a 20% (4).

Estimaciones de la OMS indican que el 80% de los fumadores en el mundo pertenecen a los países más pobres y estimándose el número de fumadores para el 2025 en mil seiscientos millones (5)
Este traslado de la epidemia de tabaquismo de los países más ricos a los menos favorecidos se explica, en gran parte, porque la pobreza, la falta de información, los modelos económicos y la escasez de medidas de control del tabaquismo condicionan a una sociedad a sufrir mayores niveles de consumo.
En 1999, para enfrentar esta crisis de la salud global, la OMS convocó al inicio de las negociaciones del primer tratado internacional de salud mundial de la historia, el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) (6).

Las normas internacionales recomiendan un orden de prioridad en el proceso de implementación de Ambientes Libre de Humo, comenzando por el gobierno, las instituciones de salud y de educación (7,15).

Dados estos antecedentes y el impacto en la salud pública chilena, el Ministerio de Salud ha incluido entre sus prioridades el control del consumo de tabaco, estableciendo en los objetivos sanitarios para el decenio 2000-2010 las siguientes metas específicas:

  • Reducir el consumo de tabaco en población general en 25%, pasando de una prevalencia del 40% al 30%.
  • Reducir el consumo de tabaco en escolares de 8° Básico en 26%, pasando de una prevalencia del 27% al 20%.
  • Reducir el consumo de tabaco en mujeres en edad fértil en 11%, pasando de una prevalencia del 45% al 40%.

Para alcanzar estos objetivos, se están implementando estrategias sectoriales e intersectoriales, de probada eficacia y efectividad, entre ellas la mencionada "ley antitabaco" (modificación a la ley 19.419)

El Ministerio de Salud, por parte del Gobierno, envió al Congreso Nacional un proyecto de ley que modifica la actual normativa que regula las actividades relacionadas con el tabaco. El proyecto de ley, tomando como base lo desarrollado a partir de la ley Nº 19.419, refuerza la protección de los no fumadores; restringe la publicidad y promoción de los productos hechos con tabaco; protege a los menores de edad dificultando el acceso que hoy tienen a dichos productos; plantea como política pública la generación de ambientes libres de humo de tabaco, tanto en el sector público como en el privado; así como en los lugares cerrados de acceso público, establecimientos de salud y educación.

Algunas medidas que fueron aprobadas en la Comisión de Salud del Senado en agosto de este año son:

Los locales con menos de 80 m2 de superficie deberán declararse "de fumadores" o "no fumadores". Si ocurre esto último, queda prohibido el ingreso de menores de 18 años.

Los locales con más de 80 m2 deberán destinar un área que no supere el 40% de esa superficie, hermética, para fumadores. Y a esa zona no entrarán menores de 18.

No se puede fumar en colegios. Y en otros recintos como teatros, empresas u otros espacios públicos, sólo se puede hacer en áreas habilitadas. Y en empresas con menos de 10 trabajadores, éstos deberán acordar si se puede fumar o no.

Estos cambios propuestos a la ley 19.419 (de 1995) buscan dificultar el acceso de menores de 18 años al tabaco. Entre estos los siguientes:

Comprar o recibir gratis el producto: Desde 1995 sólo los mayores de 16 años pueden comprar o recibir promociones. Nueva ley eleva la edad para comprar a 18 años. Quienes les vendan tabaco a menores de esa edad tendrán multa entre 308 mil y 616 mil pesos.

Ingreso restringido: Los menores entre 16 y 18 años ingresan hoy a discotecas y fuman libremente. En adelante no podrán entrar al área de fumadores, sólo a zonas libres de humo.

En restaurantes y pubs: Si el local es definido de "fumadores", no podrán ingresar menores ni con sus padres.

En colegios: ahora está prohibido fumar en aulas escolares. Nueva norma amplia prohibición a todo el recinto escolar.

Publicidad: En publicaciones dirigidas a menores de 18 años no se admitirán avisajes. Se prohíbe el uso de menores en imágenes o voces.
En espectáculos deportivos, artístico y culturales se prohíbe cualquier forma de publicidad del tabaco. En TV, el avisaje del tabaco sólo puede aparecer a contar del horario para mayores de 18.

El humo de tabaco ajeno es causa de enfermedad y muerte (7). Numerosos meta-análisis muestran que es responsable de un 20 - 30% de incremento de riesgo de padecer cáncer de pulmón y un 30-40% de infarto de miocardio (8). El tabaquismo pasivo es responsable de 1 de cada 10 muertes producidas por el tabaco. Estimaciones de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) de USA, demuestran que si todos los ambientes cerrados fueran libres de humo de tabaco, se evitarían 120.000 a 200.000 muertes por año en todo el continente americano (9). Chile pierde cada año US$ 1.140 millones por tratar a pacientes con infarto, cáncer de pulmón o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, pero lo que se recauda por impuesto es apenas US$ 600 millones (10).

Los espacios libres de humo no sólo protegen a los no fumadores, también crean un ambiente que estimula a los fumadores a dejar el tabaco (11).En una revisión reciente en la que se evaluaba el impacto de la prohibición total de fumar en el lugar de trabajo sobre el consumo de cigarrillos entre los fumadores, se estimaba una reducción de la prevalencia de tabaquismo del 3,8% y una disminución de 3,1 cigarrillos diarios del promedio, y la mantención de espacios completamente libres de humo de tabaco tenía mayor impacto que permitir áreas restringidas para fumar (12,13,14)

La Organización Mundial de la Salud subraya que un factor que determina de modo notable la efectividad de la acción es asegurar que se transmite claramente que el enemigo es el humo, y no la persona que fuma. Los resultados de este tipo de intervención ponen de manifiesto que la delimitación de las áreas donde está permitido fumar no sólo reduce la exposición pasiva al humo del tabaco en el centro de trabajo, sino que podría animar a los fumadores a dejar de fumar o a reducir el consumo. Y recordando el impacto que este hábito tiene en la salud, no está mal…para empezar.



Bibliografía:

1. El consumo de cigarrillos en chile, Estudios Nacionales de Drogas en Población General de Chile 1994 - 2004, Estudios Nacionales de Drogas en Población Escolar de Chile 1995 - 2003
www.conace.cl

2. Lee, E, and G E D'Alonzo. Cigarette smoking, nicotine addiction, and its pharmacology treatment. Arch. Inn. Med. 1993;153:34-48

3. Evans, N; Farkas, A; et al. Influence of tobacco marketing and exposure to smokers on adolescent susceptibility to smoking. J Natl Cancer Inst 1995; 87:1538.

4. Periago, Mirta Roses. El Convenio Marco para el control del tabaco: un hito en la historia de la salud pública. Rev Panam Salud Publica. [online]. Apr. 2003, vol.13, no.4 [cited 28 August 2005], p.201-202.
Available from World Wide Web:
http://www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1020-49892003000300001&lng=en&nrm=iso . ISSN 1020-4989.

5. Curbing the epidemic: governments and the economics of tobacco control. Washington, DC: World Bank, 1999.
Disponible en www1.wordlbank.org/tobacco/reports.htm

6. Towards a WHO framework convention on tobacco control. Geneva: World Health Organization, 1999 (Documento nro.A52/VR/9).

7. US Department of Health and Human Services. The health consequences of involuntary smoking: a report of the Surgeon General. Washington DC: US Government Printing Office, 1986. (DHSS Pub No. (PHS) 87-8398)

8. A K Hackshaw, M R Law, N J Wald, The accumulated evidence on lung cancer and environmental tobacco smoke BMJ 1997;315:980

9. EPA. Respiratory health effects of passive smoking: lung cancers and other disorders: US Environmental Protection Agency. Washington: Office of Air and Radiation, 1992. (EPA/600/6-90/006F).

10. Banco Mundial:
http://www.worldbank.org/depweb/spanish/beyond/global/chapter8.html

11. Law M R, Morris J K, Wald N J. Environmental tobacco smoke exposure and ischaemic heart disease: an evaluation of the evidence. BMJ 1997; 315: 973-80.

12. Fichtenberg CM, Glantz SA. Effect of smoke-free workplaces on smoking behaviour: systematic review. BMJ 2002;325:1-7.

13. Artazcoz, L., Brotons, M. y Brontons, A. Impacto de la implantación de una política de trabajo libre de humo en una empresa. Gac Sanit. [online]. nov.-dic. 2003, vol.17, no.6 [citado 28 Agosto 2005], p.490-493.
Disponible en la World Wide Web:
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213-91112003000600010&lng=es&nrm=iso . ISSN 0213-9111.

14. Heironimus J. Impact of workplace restrictions on consumption an incidence (memo to Louis Suwarna). Phillip Morris, 21 January, 1992: Bates Range 2045447779/7806
www.pmdocs.com/PDF/2045447779_7806.PDF (accessed 27 Oct 2001).

15. CDC Taking actions on second hand smoke
http://www.cdc.gov/tobacco/ETS_Toolkit/index.htm.