Grandes cambios en la Rabia en Chile

Autora
Dra. Pamela Rojas G. Médico Familiar PUC

Introducción

El virus de la rabia es un virus Rabdovirus, RNA. Su vía de transmisión puede ser directa o indirecta, por inhalación de secreciones; e incluso a través de trasplante de órganos (1).
Pese a que sigue siendo un problema endémico en el mundo (1), Chile ha experimentado cambios epidemiológicos radicales la últimas décadas (2). Tanto las cifras de contagio como las fuentes rábicas se han modificado y por tanto el tradicional temor frente a su contagio por mordeduras por perros y gatos parece ser inadecuado.


Situación actual en Chile

Rabia humana

El uso de la tradicional vacuna "Fuenzalida - Palacios" dentro del Programa de Control y Prevención de la Rabia, ha hecho que esta zoonosis presente una disminución significativa en nuestro país. Los datos muestran una evolución desde una forma endémica con numerosos casos humanos y animales (1950 a 1960), a la presentación de casos esporádicos (1970) y finalmente a la ausencia, desde 1972, de casos humanos por la variante canina (3).

En las últimas décadas en Chile se han reportado sólo 2 casos de rabia humana. El primero en Chillán en 1972 y el último en Rancagua en 1996 (2, 3).

El último caso ocurrió en un niño de siete años, sin antecedentes de mordedura o exposición al virus. La fuente de infección identificada fue un murciélago encontrado entre los juguetes del niño (2, 3), el cual cumple el papel de reservorio del virus (1).


Rabia animal

La situación epidemiológica actual en cuanto a la rabia animal en Chile está circunscrita exclusivamente a la presentación de casos en murciélagos insectívoros (3).

En las últimas décadas no se ha registrado en el país, la variante genética canina del virus de la rabia (3). Las cepas de virus que se han aislado en perros con rabia (7 casos en los últimos 25 años) o gatos con rabia (2 casos en 17 años), corresponden exclusivamente a cepas propias de murciélagos (2).


Nuevas fuentes rábicas

Las fuentes rábicas identificadas en el país se han modificado. Al respecto:

  1. Murciélagos: actualmente la alta diversidad de la población de murciélagos en el país y la presencia de especies infectadas, hacen de estos mamíferos la principal fuente de transmisión de la rabia (3).
    En 2002 se notificaron 70 casos de rabia animal en Chile, el 100% de los cuales tenía al murciélago como fuente de contagio (1).
  2. Perros y gatos: considerando los cambios, la recomendación actual es considerar las mordeduras caninas y felinas como una fuente de infección rábica excepcional. Por tanto la indicación perentoria de vacunar a raíz de estas agresiones ha debido abandonarse (2).
  3. Roedores: estudios dependientes del MINSAL indican que hace décadas que en Chile no se aísla el virus desde un roedor (4). Esto determina que se excluyen como animales capaces de trasmitir la rabia, y por tanto no corresponde vacunar a pacientes agredidos por estos animales.



Vacunación antirrábica actual

Desde 1955 y hasta el año 2002 se utilizó en Chile la tradicional vacuna "Fuenzalida - Palacios". Esta vacuna, elaborada en cerebro de ratón lactante, permitió controlar la rabia en nuestro país y en otros.

Pese a la utilidad que mostró, presentaba 2 inconvenientes importantes:

- 100% de efectividad recién al día 21 de su uso (2).
- Reacciones adversas severas. Dado que la vacuna contiene tejido neural y potencialmente mielina, puede ocasionar fenómenos inmunoalérgicos, con reacciones neuroparalíticas como efecto final. La incidencia estimada de estas reacciones es de 1 caso/ 8000 dosis administradas. En nuestro país, pese a su uso masivo, el fenómeno jamás fue reportado (2,3).

 
Con el objetivo de disminuir el número de eventuales reacciones neuroparalíticas y conseguir un mayor poder inmunogénico, el comité de expertos de rabia de la OMS ha recomendado la sustitución de las vacunas producidas en tejido nervioso por vacunas producidas en cultivos celulares (3). Éstas se incorporaron en nuestro país en Marzo del 2003.

La nueva vacuna (Verorab® de Aventis Pasteur y Rabipur® de Chiron) entrega una protección de un 100% a los 7 días de iniciado el esquema, la que permanece sin cambios al año de vacunación (2). El esquema de vacunación es: día 0-3-7-14 y 28.


Resumen

La situación epidemiológica de la rabia en Chile se ha modificado.
Los murciélagos se han convertido en el reservorio más importante del virus rabia en el país.
La variante canina no se ha aislado en las últimas décadas.
La vacuna en uso se ha modificado de modo de tener un mayor poder inmunogénico y menores efectos adversos.
Los criterios de vacunación también se han modificado. Las nuevas recomendaciones, al igual que una revisión crítica de los tratamientos utilizados en las mordeduras serán abordados en la próxima revisión sobre manejo de mordeduras.


Referencias

1. Dabanch P. Zoonosis. Comité de Emergentes Sociedad Chilena de Infectología. Departamento Infectología Hospital San Borja Arriarán. Medwave. Año 4, No. 5, Edición Junio.

2. Cofré J. Novedades en vacunas. Rev Chil Pediatr 74 (4); 366-373, 2003

3. Favi M, Yung V, Roos O, Rodríguez L et al. Evaluación de la capacidad inmunogénica de la vacuna antirrábica tipo Fuenzalida - Palacios (CRL) y de la vacuna antirrábica de cultivo celular (Verorab®) en personas con tratamiento preexposición. Rev Méd Chile 2004; 132: 41-46

4. Barreda P. Mordedura de perros, Toda una puesta al día. www.pediatraldia.cl/mordeduras_de_perros.htm. Noviembre 2004