Prevención de caídas de ancianos

Autores
Dra. Solange Rivera M.
Docente Departamento Medicina Familiar UC


Las caídas en los ancianos representan un importante problema de salud, cada vez más reconocido y estudiado. Las lesiones debidas a las caídas pueden significar una pérdida de la calidad de vida, carga sobre los cuidadores y un impacto sobre la morbimortalidad en esta población.

Aproximadamente el 30% de las personas mayores de 65 años se cae una vez al año y de éstas un 50% se vuelve a caer durante ese año (1,2). Algunos estudios sugieren que un 20% de todas las caídas requieren atención médica, un 10% con lesiones importantes (un 4-6% de los ancianos sufre fracturas como consecuencia de una caída, siendo una cuarta parte de ellas fracturas de fémur) y entre un 40 y un 50% padecen lesiones menores, como heridas, contusiones o hematomas (2, 3). Con el envejecimiento progresivo de la población es previsible un aumento de la magnitud de este problema de salud.

Estudios ponen de manifiesto que existe una relación entre la edad y la posibilidad de caer, constituyéndose el envejecimiento en un factor de riesgo (6,9). También el hecho de haber caído una vez, hace previsible nuevas caídas. De ello surge la necesidad absoluta de familiarizarse con las causas que provocan una caída en esta población, debiendo interpretarse el hecho de caer como sintomático (7).

Se han publicado numerosos estudios para definir una batería de predictores clínicos de caídas y es posible afirmar que la gran mayoría de éstas son multifactoriales (tabla 1).

En Amsterdam, un estudio de diez años de duración realizado con adultos mayores (entre 55-85 años) recogió información en una muestra aleatoria y representativa de la población anciana holandesa. Se eligió una submuestra de 1420 personas de 65 ó más años, de las cuales 1374 estuvieron dispuestos para participar en un estudio sobre caídas de aproximadamente un año de duración (8).

Los participantes tenían una edad media de 75 años. Un 33% de ellos sufrió al menos una caída. Un 22% sufrió una sola caída y un 11% varias . Las fracturas fueron más frecuentes en los que sufrieron varias caídas que en los que tuvieron una sola o ninguna. Las caídas repetitivas fueron más frecuentes en varones ancianos, pero no en ancianas.

Diversas variables fueron asociadas con las caídas y mediante un análisis estadístico identificaron 4 variables cuyos índices de correlación fueron los mayores y por lo tanto se convirtieron en marcadores predictivos para caídas.

A cada una se le asignó un puntaje de acuerdo a la magnitud del aumento del riesgo de caída que producía (tabla 2):

 

Caídas únicas
Caídas múltiples
Factor
Puntos
Puntos
Caídas previas
5
5
Incontinencia urinaria
2
3
Problemas visuales
2
4
Uso de benzodiazepinas
2
3

Tabla 2. Factores predictivos y marcadores para caídas únicas o múltiples.


A mayor puntaje mayor riesgo de caída, ya sea única o recurrente en 1 año.

En este gráfico vemos como a mayor puntaje mayor riesgo de caídas múltiples, por ejemplo un puntaje 7 cabría esperar que un 15% de los pacientes sufriría varias caídas (tiene un LR+ de 2.6 y un LR - de 0.58).

Figura 1. Probabilidad de volver a caer según puntaje obtenido (8)


Este estudio tiene una buena metodología y permite de una manera simple, evaluar el riesgo de volver a caer que tiene un anciano . Tener claro esta probabilidad, al enfrentar a nuestros pacientes, nos ayuda a buscar alternativas posibles para disminuir sus riesgos. Ya que existe evidencia de que se consigue una reducción de las caídas entre un 30 y un 39% si se hace una intervención multifactorial, siendo ésta una actividad costo-efectiva (2) . Sus principales componentes son: revisar los tratamientos farmacológicos, controlar la hipotensión postural, corregir las deficiencias en la audición y la visión, prevenir los riesgos ambientales, promover el ejercicio físico para aumentar la fuerza muscular y el equilibrio, detectar y cuidar los problemas en los pies y recomendar una dieta rica en calcio (4, 5)

Mayor información sobre este artículo: http://www.infodoctor.org/bandolera/b91s-8.html



Bibliografía

1. Satttin RW. Falls among older persons: a public health perspective. Annu rev Public Health 1992;13:489-508.

2. Rizzo JA, Baker DI, McAvay G, Tinetti ME. The Cost-Effectiveness of a Multifactorial Targeted Prevention Program for Falls Among Community Elderly Persons. Med Care 1996;34:954-69.

3. Tinetti ME, Baker DI, McAvay G, Claus EB, Garret P, Gottschalk M et al. A multifactorial intervention to reduce the risk of falling among elderly people living in the community. N Engl J Med 1994; 331: 821-827.

4. Reinsch S, MacRae P, Lauchenbruc PA, Tobis JS. Attempts to prevent fall and injury: a prospective community study. Gerontologist 1992; 32:450.

5. Province MA, Hadley EC, Hombrook MC, Lipsitz LA, Miller JP, Mulrow CD et al. The effects of exercise on falls in elderly patients. A preplanned meta-analysis of the FICSIT Trials. JAMA 1995; 273: 1341-1347.

6. Salva A, Bolivar I, Pera G. Incidence and consequences of falls or indicators of fear. Med Clin (Barc). 2004 Feb 14; 122(5):313-20.

7. CARTIER R., Luis. Caídas y alteraciones de la marcha en los adultos mayores. . Rev. méd. Chile. [online]. mar. 2002, vol.130, no.3 [citado 23 Febrero 2005], p.332-337. http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872002000300014&lng=es&nrm=iso. ISSN 0034-9887.

8. A M Tromp et al. Fall-risk screening test: a prospective study on predictors for falls in community-dwelling elders. J Clinical Epidemiology 2001; 54: 837-44.

9. Chu LW, Chi I, Chiu AY. Incidence and predictors of falls in the chinese elderly. Am Acad Med Singapore. 2005 Jan; 34(1):60-72.

10. http://www.infodoctor.org/bandolera/b91s-8.html


 

Factores predisponentes

Ambientales: Suelos resbaladizos, camas altas, escalas sin barandillas, escalones altos y estrechos, iluminación deficiente, muebles u objetos mal ubicados (obstáculos para el desplazamiento inseguro), ropa y calzado inapropiado, otros.

Enfermedades: Osteoporosis, osteomalacia, osteoartrosis; gonoartrosis, coxoartrosis, espondiloartrosis, alteraciones del pie, amiotrofias. Hipotensión ortoestática 20% de adulto mayor en la comunidad. Demencias. Etc.

Fármacos: Hipotensores, betabloqueadores, diuréticos, hipoglicemiantes, hipnóticos, antidepresivos, neurolépticos, alcohol, otros