A los adultos con Síndrome de Down les hace bien trabajar

"El trabajo otorga la oportunidad a los jóvenes con síndrome de Down de desempeñar un rol que le brinde un status adulto frente a la sociedad, y le posibilite la realización personal" (Montobbio, 1995; Troncoso, 1997).

Autora
Dra Mariela Rodríguez - Residente Medicina Familiar PUC
.

Editora
Dra Solange Rivera - Docente Departamento Medicina Familiar PUC
.


Aumento en las expectativas de vida

Se ha observado que las personas con Síndrome de Down actualmente tienen un 80% de probabilidad de alcanzar la tercera década y un 60% de vivir más allá de los cincuenta (la mayor mortalidad ocurre antes de los 5 años de vida por cardiopatías congénitas)(1,2).

Existe preocupación tanto a nivel internacional como nacional por integrar a las personas con discapacidad al desarrollo económico y social de los países.

Un trabajo observacional (diseño descriptivo, de tipo cualitativo)(3,4) indagó la relación existente entre el trabajo de los jóvenes con síndrome de Down y la consolidación de su identidad. Se observaron 3 grupos de jóvenes (muestra intencionada) con Síndrome de Down: que no trabajaban, que trabajaban en Taller Protegido y que trabajaban en el mercado abierto. Se desarrolló un trabajo de campo.

Principales observaciones:

Los jóvenes que no trabajaron presentaron un retraso en su desarrollo evolutivo.

En el grupo que trabajó en Taller Protegido, se observó que pese a desempeñar un trabajo, éste no les brindaba un status adulto.

Los jóvenes que trabajaron en el mercado abierto presentaron mayor autonomía e independencia y mejoraron su autoestima.

¿Qué está pasando en nuestro país?

A nivel nacional, en al año 1994 se promulga en Chile la Ley 19.284 para la integración social de las personas con discapacidad y nace el FONADIS (Fondo Nacional para la Discapacidad). Siendo los principales objetivos, que las personas con discapacidad puedan asumir un rol de plena participación social; que puedan ejercer sus derechos cívicos y acceder a las instituciones y servicios relacionados con la discapacidad (rehabilitación, educación y trabajo) y que dispongan de independencia económica, mediante el ejercicio de una profesión u oficio, que les reporte ingresos, o de ingresos mínimos, cuando sea el caso, mediante el otorgamiento de prestaciones sociales.

La inserción laboral está apoyada por la Ley 19.284 con reglamentos y disposiciones de excepción que permitan la incorporación al mercado regular de trabajo o creación de puestos de trabajo protegidos dentro de las empresas del mercado abierto(5,6).

¿Cuales son las oportunidades de autonomía económica a nivel Nacional?

Se encuentran focalizadas en al menos dos instancias:

  • Oficinas de Intermediación Laboral pertenecientes al FONADIS: Ubicadas en RM, II, IV, V, VIII Región. Entregan asesoría al trabajador y al empresario ( oil.rm@fonadis.cl)
  • Pensión Asistencial de Invalidez para personas con discapacidad mental: Ayuda económica para personas con discapacidad mental, carentes de recursos. Se postula en la municipalidad de la comuna de residencia.

Bibliografía

  1. Cómo tratar a las personas con Síndrome de Down. Trumble S 1993, Developmental Disability Unit, Monash University.
  2. Alzheimer Disease, Down Syndrome and their Relationship. F J Dunne. BMJ 1994;309:418
  3. El papel del trabajo en la consolidación de la identidad en jóvenes con síndrome de Down. Astorga, Carranza y Romero , Córdoba 1998.
  4. Trabajo de investigación: "El papel del trabajo en la consolidación de la identidad en jóvenes con síndrome de Down" Astorga, Carranza y Romero, Córdoba 1998.
  5. Política nacional para la Integración Social de personas con discapacidad Ministerio de Planificación y Cooperación, División Social, mayo1999.
  6. Revista Atrévete FONADIS. www.fonadis.cl